Cuando el árbol crece se auguran mejores frutos

Esta semana tuve la oportunidad de ir hasta la Calle Córdoba al 5217 en punto de las 20:30 horas para asistir a la reapertura de “La Casa del Árbol”, un espacio cultural que conocí gracias a mi editor Sebastián Salas y donde tuvimos la oportunidad de presentar nuestro Primer Ciclo de Terror aquí en Argentina.

Disfruté mucho la invitación que nos hizo Roberto Pérez Vega, así que nos pusimos de acuerdo y llegamos temprano para despejarnos en El Diagonal Bar y después disfrutar de la propuesta gastronómica que nos tenía preparada, justo ahí entre Uriarte y Godoy Cruz.

La noche cultura se tornó maravillosa y tal como lo dicen en sus redes sociales: “El árbol creció” y lo hizo para bien. La mudanza, las nuevas propuestas y los cambios fueron favorables para entregarnos la mejor experiencia cultural, además de la increíble atención al cliente y buena onda de los mozos que nos atendieron.

Disfrutamos de una hermosa cena y de una buena copita de vino tinto con la que brindé por el éxito que ya están teniendo. Todos tenemos miedo de los cambios pero este proyecto es una prueba de que todos los caminos son positivos, en especial si se realizan con pasión, por la cultura y el arte.

Mis respetos y felicitaciones a todo el equipo que conforma esta nueva sede en donde se presentarán próximamente “Estética de la desobediencia” un seminario de arte, música y feminismo, coordinado por Soledad  Schonfeld Chalier –Crítica de Artes-UNA-, una noche de jazz con –Nicolás Garzón y Federico Avaca- Emi Mercuri Trio, stand up con Fiorella Aita y Ana Fainberg, además del Taller “Escribir la música” que coordina Pablo Schteingart cuyo objetivo es escribir letras de canciones y desarrollar herramientas para el periodismo musical. ¡Hay muchas actividades más! Siempre que vuelvo a estar presente en un espacio cultural independiente me emociona mucho pues generar estos lugares es como una bocanada más de aire: me hacen vivir feliz.

Cabe señalar que la casa del árbol es un proyecto de arte, cultura y comunidad creado en el 2012 por un grupo de amigos con una misma misión: contribuir con el desarrollo de la escena cultural independiente y formar espacios de encuentro y vinculación social entre artistas, emprendedores y la comunidad.

Es oficial, el árbol vuelve y está vez es para echar raíces, fortalecerse con la cultura y hacerse cada vez más grande; así que si están planeando viajar a Buenos Aires no hay mejor lugar que este, y los que me están leyendo de este lado del mundo… ¡Visítenlo! No se van a arrepentir.