San Salvador de Jujuy: la aventura comienza

Desde hace tiempo había querido conocer más de Argentina, hasta ahora se dio la oportunidad y emprendí el viaje con mis mejores amigas: Karina Rodríguez y Lorena Torrez. La aventura comenzó unos cuantos días antes cuando hice el comentario: “Algún día quiero ir a Jujuy”, una de ellas volteó y me dijo: “Vamos”.

Así que sin pensarlo compramos los pasajes de avión y nos fuimos a uno de los lugares más hermosos que he visto en mi vida. De la nada... así empezó todo. Una semana inolvidable en la provincia situada al oeste de la Coordillera de los Antes y al noroeste de Bolivia. El primer día recorrimos San Pablo de Reyes,Yala, Volcán, Tumbaya, Purmamarca, Cuesta de Lipán, Tres Pozos y terminamos en Salinas grandes, un lugar increíble con inmensas montañas de sal que pareceían nieve y que nos hicieron recordar la infancia al instante de capturar nuestras fotografías.

Un valle natural con una gran inmensidad que parecía el cielo debido a su blancura. En ese mismo lugar admiramos una confitería única hecha completamente de sal que es una belleza creada por el hombre. El segundo día estuvimos en Posta de Hornillos,Maimará, Huacalera, Uquía y Humahuaca donde terminamos degustando la gastronomía andina en el restaurante “El Fortín” propiedad del escritor Fortunato Ramos.

Un personaje reconocido a nivel nacional por la simbología de sus poemas y textos que han recorrido toda la argentina y que están basados en las tradiciones locales de un pueblo que mantiene sus raíces. El mismo fue quien nos atendió y nos habló acerca de los 5 libros de su autoría y música tradicional que ha entregado a su pueblo quienes lo reconocen como un gran profesor rural y ejemplo a seguir.

Publicamente quiero agradecerle por sentarse en nuestra mesa a charlar de su vida, de su experiencia y de habernos dado un concierto improvisado a nosotras tres, quienes quedamos fascinadas cuando tocaba el ´Erque´, un instrumento musical de viento que entrega armonías espirituales según la creencia de esta zona. Ramos es reconocido también por el poema de su autoría recitado hace no mucho a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner titulado: “No te rías de un Coya”.

Esa misma tarde probamos una cazuela de chivito, empanadas de carne, tamales y el postre de la zona: quesillo con cayote y nueces acompañado con té de coca. De regreso a San Salvador de Jujuy encontramos un mapa con todos los recorridos de lugares icónicos, museos y centros culturales que recorrimos durante los días consecutivos.

Toda una inmensidad de historia nos llegó en la Casa de Gobierno de la provincia en donde visitamos el “Salón de la Bandera”, lugar histórico donde se conserva la primera bandera argentina donada por el General Manuel Belgrano al pueblo jujeño el 25 de mayo de 1812.

En cuando a la belleza de los lugares donde estuvimos estos días es importante reconocer la majestuosidad del Cerro de los Siete Colores, unas montañas de ensueño que son la atracción principal y que es parada oficial de los turistas quienes escalamos hasta llegar a sus faldas. Sería imposible terminar este día contándoles la infinidad de cosas que vivimos durante estos días de paz en donde la energía de esas montañas parecieran bautizarnos con una vibra única y divina que hiciera que recargaramos fuerzas para seguir adelante, pero esta parte de las cuento en nuestra siguiente cita dominical...