Reconocen colectividad mexicana y el mismo día rompe récord

Era sábado, el “Cielito Lindo” hacía eco en las gargantas cosmopolitas a un costado del cabildo justo entre Perú y Avenida de Mayo en Buenos Aires. El olor a comida guiaba a los cientos de estudiantes becados que desde hace unos meses tienen como hogar esta tierra. La nostalgia está presente. Sombreros de charro,banderas tricolor, zarapes, papel picado,máscaras de luchador, imagenes de Frida Kahlo y el chavo del ocho se asoman entre la multitud. ¿Pero en realidad cual era el motivo de esta gran fiesta? La Subsecretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural del gobierno de la ciudad de Buenos Aires, la Asociación Civil “Mexicanos en Argentina” con el apoyo de la Embajada de México, La Fábrica del Taco, Fondo de Cultura y el Consejo de Promoción Turística de México organizaron: “Buenos Aires celebra México”, un proyecto que dio inicio en el 2009 debido a la necesidad de festejar la historia, danza y gastronomía de las colectividades que actualmente son parte de esta ciudad considerada como multicultural. ¡El tan esperado homenaje a México por fin llegaba! Más de 14 stands obsequiaron sonrisas a paisanos de paladar exigente y mostraron a uno que otro extranjero audaz que gritaba: -“mis tacos con salsa”-. Los sabores únicos de nuestro país hicieron que cada uno de los comensales fueran pacientes al verse atrapados entre las inmensas filas que se observaban en el área de comida. Tacos de pollo, carne y al pastor en tortilla de maíz o harina fueron los más solicitados, sin embargo la cochinita pibil, guacamole, frijoles charros, totopos con queso, tortas de jamón y demás antojitos también se disfrutaron. El programa del evento estuvo cargado de música regional para después dar paso a un desfile de trajes típicos que demostró la majestuosidad del país, además de obsequiar por medio de una rifa estadías y un viaje a México. La celebración a la comunidad mexicana que reside en este país tuvo una gran convocatoria reuniendo desde compatriotas de diversos lugares de la República Mexicana hasta hermanos de todo el mundo quienes se dieron cita desde el medio día extendiéndose un poco más de lo planeado hasta culminar con un sorprendente récord de asistencia. Confieso que mi esposo y yo fuimos muy afortunados al ver que la fecha de nuestras “Bodas de papel” coincidía con este evento. Dicen que el primer aniversario nunca se olvida; pero el celebrarlo aquí en Argentina comiendo tacos al pastor, tomando agua de jamaica y disfrutando de mariachi en vivo acompañado de tantos amigos ha sido una experiencia maravillosa. En lo particular considero firmemente que esta fiesta con sello patrio sin duda fue el preambulo de muchos eventos que esperamos ver conforme pase el tiempo, todo esto gracias al trabajo y esfuerzo de mexicanos radicados en este país con un espíritu incansable que lograron muy bien su propósito: acortar distancias, solidarizar pueblos, alegrarnos el alma y definitivamente hacernos sentir como que estábamos en México.