Mexicanos en el extranjero: un ejemplo de perseverancia

La oportunidad de estudiar en el extranjero es uno de los mayores logros del universitario. Cada año miles de jóvenes luchan por vivir la experiencia de realizar un intercambio estudiantil o conseguir la beca de sus sueños, pero sólo unos cuantos llegan a tomar aquel avión que cambiará su destino.

Irónicamente en septiembre, considerado para nosotros como "Mes de La Patria" Alejandro Endoqui Encampira y Jonatan Badillo Reguera, ambos alumnos de intercambio en la Universidad de Buenos Aires (UBA) se cruzaron en mi camino. El primero, estudiante de la Facultad de Contaduría y Administración de la UNAM originario del municipio de Huixquilucan, Estado de México. Gracias a sus calificaciones fue seleccionado y resultó ganador de una beca Santander, viajó a Baires y cursó conducción de equipos de trabajo, sociología en las organizaciones y creatividad e innovación.

El segundo, Licenciado en Economía egresado de la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco y estudiante de la maestría de Relaciones Internacionales. Fue becado por CONACyT y en breve entregará su tésis "Las cadenas globales de valor como actores centrales de la economía internacional" . Dos ejemplos de mexicanos en el extranjero que gracias a su perseverancia lograron ingresar a uno de los centros de estudios más prestigiosos de América Latina, considerada entre las mejores 200 universidades del mundo.

Alguna vez el escritor irlandés ganador del Premio Novel de Literatura George Bernard Shaw citó: "Solo triunfa en el mundo quien se levanta y busca a las circunstancias, creándolas si no las encuentra." Creo firmemente que la diferencia entre el conformista y el "conquista sueños" es la permanencia voluntaria en esa inmensa lista de subjetividades, de opciones personales que nos llevan a cumplir las metas que nos fijamos.

Este mes termina con la despedida no sólo del año, sino con la de aquellos jóvenes portadores de un espíritu de lucha que hoy dejan Argentina pero que regresan a México después de traspasar fronteras y quedarse con la mejor experiencia de su vida para seguir adelante.