London City: La esquina del realismo mágico

“Las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma”

Son casi las once de la noche hora local en Buenos Aires y esta es la primera vez que escribo mi columna desde un bar. No es cualquier sitio. Sus mesas extrañan la presencia de uno de los más grandes...Julio Cortázar.

Aquí en “London City” escribió la novela “Los premios”, este es uno de los lugares que hacía falta dentro de mis recorridos en busca de bares notables. Ahora entiendo porque se sentía tan a gusto; esta es una de las esquinas emblemáticas de la ciudad por su permanencia en el tiempo.

Existe desde el 28 de septiembre de1954, pero fue hasta el año dos mil cuando fue declarado Café Notable por la Comisión para la preservación del Patrimonio Histórico Cultural.

En 1960 se inmortaliza “La London”por la novela de Cortázar, personaje ilustre que incluso menciona al café como escenario de la novela. ¿Cuántas veces habrá bajado por esta escalera de cedro con barandal de oro y pisado este suelo de mármol? La respuesta nunca la sabré pero me mantiene con una ligera sonrisa mientras observo a la gente pasar apresurada por estos inmensos ventanales.

El jazz me envuelve y la cerveza negra se esfuma en mí dejando un recuero agradable. Hoy esta parte de mi vida es como un simple párrafo de un libro en el que los personajes son: Daniela Montiel Flores, Karina Artero Rojas, Zayra Morales Díaz y Alejandro Melo Nájera.

El piso ajedrezado es testigo de amigos de México y Bolivia. Los estudios profesionales, el trabajo, los sueños y la vida misma nos han reunido. Nuestros tarros se unen en un brindis que no estamos seguros si podrá volver a realizarse, pero disfrutamos de este momento.

La noche es una estela que nos invita a continuar en este recorrido en el que somos protagonistas e nuestro destino y el final... no voy a contárselos.