Homenaje en la Embajada de Paraguay, libros, canciones, recuerdos y amistad

La Embajada de la República del Paraguay en Argentina ubicada en Avenida General Las Heras fue el lugar en donde estuve presente hace algunos días acompañada con varios miembros de la Sociedad Argentina de Escritores para rendirle un merecido homenaje al poeta Elvio Romero con motivo del 88° Aniversario de su nacimiento denominado:“Evocaciones, canciones y recuerdos”.

En punto de las 19:00 horas el Embajador Nicanor Duarte Frutos nos dio la bienvenida para disfrutar de un programa literario en el que se realizó un reconocimiento a su producción artística y a su gestión como Agregado Cultural de esta representación diplomática.

Por su parte Ariel Romero, hijo del poeta agradeció a familiares, amigos y a la Embajada por la organización de este significativo evento en donde la comunidad paraguaya evocó las letras de su padre. Enseguida Ricardo Rubio, escritor y crítico literario y Norberto Corti, poeta y comunicador, habiendo hecho una selección de sus obras realizaron varias lecturas de los poemas más importantes dentro de su trayectoria.

El momento más emotivo sin duda fue cuando se escuchó una grabación que se logró rescatar con ayuda de la tecnología en donde el poeta Elvio Romero declamaba uno de sus poemas. Cabe señalar que este distinguido evento tuvo un espectacular cierre musical a cargo de la cantante y compositora, Débora Infante quien evocó piezas tradicionales de este maravilloso país. Por último se realizó un brindis con vino tinto y se degustó la gastronomía con sabores como el del chipá y la sopa paraguaya.

“Al verla venir el cielo se abrió, pregunté su nombre me dijo que no, si donde vivía y me lo negó. Le acerqué una rosa y un clavel punzó, le miré a los ojos... me dijo que no. Cielito, cielo y más cielo. Cielito de andar y andar, cielito de mis desvelos, cielito del Paraguay” y con este poema de Romero hoy hecho una hermosa canción… nos despedimos del lugar.

Dentro de la agenda literaria seguimos con la presentación del libro “La soga tensada” dentro de las instalaciones de la SADE Nacional en donde la reconocida escritora Zulma Nicolinni Rollano nos habló acerca de ese conjunto en donde el arte y locura con el que algunos artistas a través del tiempo se vieron envueltos.

Apoyada por la Unión Hispanomundial de Escritores la reunión culminó con una hermosa demostración de ópera dentro de un coctel donde se sirvió vino tinto y empanadas argentinas. Y así, entre letras, exposiciones y teatro, entre las composiciones artísticas y veladas culturales terminó mi semana cargada de buena energía debido a la llegada de mi querido amigo Francisco Navarrete Sámano quien vino a visitarme desde Tampico para compartir Navidad y Año Nuevo; sin duda este fin de semana que viene conoceremos un poco más acerca de ese Buenos Aires Cultural que nos entrega muchas alternativas para todos aquellos que al igual que nosotros buscan esa oportunidad de estar más cerca del arte. Un abrazo hasta México y que tengan un buen fin de semana.