Fiesta Nacional de la Vendimia: “La constelación del vino” sólo en Mendoza

“La constelación del vino” se desata en Argentina, justo en Mendoza en donde hace ya algunos días se vive con fervor esta hermosa tradición que alegra a los pobladores quienes salen a las calles para vivir estos días de fiesta.

Miles de personas se congregan para realizar “La bendición de frutos”, esta vez en el Distrito Cultural Este en el Departamento de Rivadavia, esta ceremonia litúrgica hizo un homenaje a los productores, a quienes cosechan y a los hombres y mujeres que realizar trabajo vitivinícola.

“Vendimia para todos” es la frase oficial de la Fiesta Nacional. Y es que esta fiesta clásica mendocina ya tiene 82 años de historia, y sigue reuniendo no sólo a sus pobladores sino a una infinidad de turistas de todo el mundo quienes cada año viajan para estar presentes.

El microcentro es testigo de la música tradicional que suena por todos los rincones acompañados de alegres comparsas que se distinguen por sus bailarines .La belleza de las reinas departamentales que saludan desde lo alto de cada carro alegórico que intenta distinguirse entre la multitud. El colorido es absoluto, al igual que los trajes típicos que denotan que los detalles son importantes y se han preparado desde casi un año.

Las soberanas, la música que no para, las reinas del maní, del alfajor, las bandas de música, el recorrido de la virgen, la bendición, la danza, los bailarines, las sonrisas de los niños:  la algarabía es absoluta y no hay vuelta atrás.

El rey y la reina será coronados frente a todos, mientras se regala a la gente sandías, melones, manzanas, duraznos y botellas de vino con la fotografía de las soberanas quienes sonríen a cada paso.  Mientras tanto en el escenario se observan con música, teatro y danza los orígenes de la celebración, la identidad, la naturaleza, el cosmos y la tierra. La calidez de la gente envuelve el evento, los aplausos, los reflectores llenos de colores, los brillos de los trajes, la música, los caballos galopando y la cultura de este país más viva que nunca.

Esta es una pequeña estampa, una fotografía en letras de lo que se vivió aquí en el extranjero y que cada año se vuelve cada vez mejor, pues esta es una tradición que las generaciones  no dejarán morir.