Festival Divergencia: un éxito del Centro Cultural Matienzo

“¿Magda quieres ir al Festival Divergencia? Así suelen ser últimamente mis salidas para hacer sociales con el mundo y mi amigo Sebastián es un experto para sacarme de la cotidianidad de la semana. Enseguida empezamos a hacer llamadas y confirmaron Ivania Cox e Iñaqui Larraignet, dos de nuestros mejores amigos quienes a la par de nuestra locura quedaron de vernos en punto de las 20:00 horas en el Centro Cultural Matienzo.

Esa tarde había un sol impresionante y  horas antes opté por una caminata larga y un cuarto de helado que disfruté en medio del Rosedal en Palermo, viendo a los patos y despidiéndome de mis pensamientos estresantes.

Pasé por Cox y nos fuimos caminando juntas hasta la que sería una de las mejores noches culturales de mi vida. Nos dio la bienvenida la charla  “Cuerpos sin patrones” que dio Nicolás Cuello que me fascinó y que tuvo un lleno total, una conferencia muy interesante que nos invitó a continuar en el segundo piso donde me encontré a mi amigo Pablo Curiel, los dos felices de presenciar el “Divergencia Ball” Voguing y Lipsync.

Sin duda fue una verdadera fiesta estar presente en el desfile en donde Vanesa Strauch y La Drag Voguing Lipsync Le Brujx fueron jurados de una pasarela impresionante que animó Nubecita Vargas y que ganó Sai Rojas (Amber Mystic).

 Una noche de completa libertad y unos días geniales en donde se hablaron de temas tabús y nos empapamos de postporno, poesías y donde hubo hasta un taller de eyaculación. Pero, ¿qué más hubo dentro de este original festival?: Comunicación Feminista, Cuerpos Cyborg, Maratón de Lectura, Stand Up Divergente, Cine La Noche, talleres, comida casera y cerveza artesanal.

Quiero dejar claro que nunca había ido a este lugar, pero que me sentí muy contenta de poder conocer, hay algo que nos unió a todos esa noche además del respeto por las preferencias sea cual sea, el respeto al mundo, a la comunión, a lo maravillosos que somos todos siendo diferentes y creando esa divergencia que al final nos hizo partícipes de esta noche tan maravillosa en la que nos hermanamos.

En estos tiempos en donde generar y transmitir cultura es difícil El Centro Cultural Matienzo captó mi atención de forma increíble con un Festival Divergente, que me regaló conocimiento, historias, risas, charlas, conferencias, pero sobre todo un incondicional respeto para quienes se atreven a crear cosas diferentes sin temor al que dirán, sin duda este fue un gran éxito y brindo por los que vienen para el futuro.