Embajador inaugura stand de la Ciudad de México en Argentina

Llegué puntual a La Rural, la 41 Feria Internacional del Libro de Buenos Aires luce imponente, me entregan un mapa y camino hasta el pabellón amarillo; a lo lejos observo las guirnaldas rosas que me dan la bienvenida en un espacio donde se exhiben 1, 186 títulos editados en México.

La decoración es muy tradicional y me identifico enseguida sin siquiera leer… reconozco a mi país. Al estar de frente veo un cartel que dice: “Invitado de honor Ciudad de México”, entro ansiosa para admirar de cerca las millones de letras en las que habría de sumergirme.

Durante este día tan importante está presente Fernando Castro Trenti, Embajador de México en Argentina quien señala: “En nuestro corazón hay enormes sentimientos siempre que fundimos en nuestro espíritu una idea de dos países unidos en su historia y las letras son el elemento que nutre el espíritu.

México tiene un enorme compromiso pero también viene con pasión, en hermandad con Argentina no sólo por los tiempos difíciles sino porque construimos juntos un nuevo destino para que la comunidad tenga una mejor calidad de vida.

Desde el año pasado se empezó a construir la idea de estar el día de hoy, gracias a La Rural y en particular a la Fundación del Libro por brindar la oportunidad de hermanarse; este stand que tiene la pasión y esencia de su nacionalidad”.

A la izquierda el coctel está a cargo del  restaurante “María Felix” quien con orgullo sirve tacos y demás antojitos a los invitados, para algunos es la primera vez que prueban el mágico sabor mexicano.

Tras la primera mordida sonríen y quedan atrapados. Sigue la fiesta y se brinda con margaritas, cervezas y tequila. Enseguida dan la bienvenida a Julio Revueltas (nieto del escritor mexicano José Revueltas) quien es el encargado de deleitarnos con su nueva producción discográfica “Rajneesh”, música contemporánea que fusiona jazz y rock, al mismo tiempo que señala: “Llego a este espacio para ser yo mismo, para que los visitantes de todo el mundo que vienen a la Feria vean otra visión de los músicos mexicanos, que no nos vean solamente como los mariachis con sombrero, somos mucho más que eso; con mi música propongo dos cosas: demostrar que va más allá del folklore y que somos ciudadanos del mundo”.

Los aplausos no paran, todos admiran atentos cada detalle que llegó desde México para adueñarse del espacio…  sin duda logró traspasar fronteras y obsequiarnos a los mexicanos esa sensación de estar en casa.

El lugar se encuentra lleno y en las mesas se ve la imagen del Ángel de la Independencia en la portada de un suplemento donde están las fechas de las presentaciones de los escritores que participarán, en la penúltima página está “Almas y Karmas”… me siento en un sueño.