Entre ciudadanos

La riqueza de las naciones

Esta colaboración toma prestado el nombre de la obra, quizás más famosa, del padre de la economía moderna. Adam Smith Douglas. Hijo de Adam Smith Sr. y Margaret Douglas, nació el 5 de junio de 1723 en Kirkcaldy y falleció el 6 de julio de 1790 en Edimburgo, Escocia. Smith fue un brillante profesor universitario interesado siempre por el delicado equilibrio entre la política y la economía; entre sus obras más famosas destacan: Teoría sobre los sentimientos morales, La riqueza de las naciones y Ensayos sobre temas filosóficos.

La parte medular de su aportación al estudio de la economía como ciencia inseparable de la política, está plasmada en La riqueza de las naciones. En esta obra Smith afirma que el interés y el negocio son los motores de las relaciones económicas. Así, el interés surge del deseo siempre insatisfecho de alguna necesidad. En estricto sentido, toda sociedad, y de manera particular todo individuo, tiene propensión a satisfacer alguna necesidad, de manera que del reconocimiento de esta carencia surge otro u otros individuos que se proponen producir los bienes y servicios para mitigar, es decir, para satisfacer dicha carestía, cerrando de ese modo el círculo económico entre consumidores y productores, inmersos en una dinámica que estudia y reglamenta la ciencia económica, generadora de la riqueza de las naciones.

Estas reflexiones elementales sobre teoría económica deben llamar nuestra atención sobre las delicadas condiciones por las que atraviesa la economía mundial, y desde luego la mexicana, donde el precio del barril de petróleo se encuentra asociado a su cotización en dólares. Si a lo largo de décadas México ha centrado su oferta en ese bien, es claro que ahora que el mercado está saturado. No solo ha bajado drásticamente el precio del petróleo, también nuestra moneda se debilita al apreciarse el dólar. La riqueza de las naciones está en la diversificación de la oferta, ya es tiempo de tomar conciencia generando empleos que incidan en el desarrollo industrial. Las naciones ricas, lo son precisamente porque su industria es variada, diversificada y tecnológicamente actualizada.