Entre ciudadanos

Estoy aquí para ganar

En Estados Unidos, bajo el lema "I´m in forwin" (estoy aquí para ganar), la ex senadora, ex secretaria y ex primera dama, Hillary Clinton, se encuentra haciendo precampaña para la nominación de su partido político, el demócrata. Hillary nació en Chicago, Illinois, el 26 de octubre de 1947, es hija de un prominente empresario textil de origen galés; Hugh y Dorothy Rodham procrearon tres hijos, siendo Hillary la mayor. En el hogar paterno aprendió el orden, la austeridad y la disciplina como características esenciales del trabajo duro y bien hecho que ella ha tratado de realizar a lo largo de su vida.

A sus 67 años, Hillary Clinton tiene toda la intención de escribir una página inédita para la historia de Estados Unidos, ésa que aún les falta, la de elegir a una mujer como presidenta. En muchos sentidos se trata del país más poderoso del mundo, él ha marcado para el resto de la comunidad de naciones el ritmo de los avances y los desafíos en el aspecto económico y en las libertades de sus habitantes, sorprendiendo por sus innovaciones y apertura. En alguna forma ese entusiasmo de atreverse a hacer lo que hasta ahora no se ha experimentado fue parte del éxito que supo capitalizar el actual Presidente Obama, primero para ganarle a la propia Hillary la nominación del Partido Demócrata, y luego hacerse él con el triunfo que lo llevó a ser el primer presidente afroamericano en residir en la Casa Blanca.

En la historia de Estados Unidos se cuentan, al menos, 29 mujeres que han intentado ser postuladas al cargo de presidenta y hasta hoy ésa es una posición negada y exclusivamente ocupada por varones, y precisamente ese hecho es un elemento que ella puede utilizar para animar al voto del cambio, haciendo ver que ya es hora de que Estados Unidos se decida a reconocer en los hechos, es decir, con votos el valor y la capacidad de sus mujeres.

El 2016 será año de elecciones presidenciales en Estados Unidos y Hillary Clinton está decidida a ganar para la historia, para las mujeres, y desde luego para su país el derecho de ser presidenta. Se trata de una mujer largamente experimentada en roles de gobierno, conoce, por experiencia propia, el triunfo y la derrota, posee grandes dotes para la realización de gestiones políticas y diplomáticas, y se encuentra, como ella misma ha declarado, en plena madurez personal y profesional. Al proponerse y proponerle a los norteamericanos darle continuidad al Partido Demócrata en el gobierno, el resultado de esa elección presidencial marcará en muchos sentidos la historia contemporánea de ese país.