Entre ciudadanos

Ética política, asignatura sin cursar

Una fecha de celebración obligada en el calendario nacional es precisamente el 20 de Noviembre, Día de la Revolución Mexicana. En este 104 aniversario, los festejos que se tenían programados fueron cancelados de última hora ante la inminencia de las marchas y las manifestaciones de indignación, entre otros factores, por los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa, Guerrero en septiembre pasado.

Ante la falta de respuestas satisfactorias de las autoridades, la exigencia social que acompaña estos reclamos está subiendo de tono e intensidad, el grito ensordecedor de: "vivos se los llevaron, vivos los queremos", parece que no será posible atenderlo por las autoridades responsables, federales y locales, que han dado muestras de insensibilidad, corrupción y negligencia.

Otro lamentable acontecimiento tiene como protagonistas al presidente y su esposa, éste es el relacionado con "la Casa Blanca", terreno y construcción casualmente vinculadas al contratista de obra pública mayormente favorecido por el gobierno. Las explicaciones sobre la compleja compra venta y las inmensas cantidades de dinero de la operación y el supuesto origen de los recursos han mostrado una frivolidad e insensibilidad que lastima a todos los mexicanos, particularmente a los millones de compatriotas que viven en condiciones de pobreza, que no poseen casa y la vivienda en que habitan ni a piso llega.

La esencia de la credibilidad en las relaciones personales y entre gobernantes y gobernados reside en la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. En el caso de los servidores públicos esta exigencia es condición para el ejercicio exitoso de su cargo.

Si el objetivo del gobierno es mover a México, esto exige hacerlo con rumbo para el progreso de todos. Hoy advertimos que los políticos en el poder efectivamente están moviendo al país pero al caos y a la destrucción.

La corrupción se combate con ética política, esta exigencia moral debe ser estudiada, aplicada y vivida por quienes gobiernan y ejercen el poder; si como tristemente advertimos, sigue siendo asignatura pendiente, se hace evidente la carencia institucional en el lamentable acontecer nacional.