Entre ciudadanos

Atributos del poder

En este mayo de 2014 se cumplen 545 años del nacimiento del autor de ciencia política más famoso e influyente de todos los tiempos, el italiano Nicolás Maquiavelo (1469-1527).

Su libro "El príncipe", desde luego, es texto obligado que da cuenta no solamente del pensamiento renacentista de los siglos XV y XVI, sino de la aguda comprensión del autor, Nicolás Maquiavelo, respecto de los usos y costumbres de los hombres del poder.

Se sabe que el libro lo escribió en el aislamiento que el mismo Maquiavelo se impuso después de haber caído del aprecio de la familia Médicis que lo destituyó de todos sus cargos y lo condenó a sufrir prisión y tortura.

"El Príncipe", está escrito en 26 breves capítulos donde el autor analiza diversas cualidades, fortalezas, amenazas y debilidades que el político debe considerar si en verdad desea mantener, consolidar y engrandecer el poder que ha obtenido.

Llama la atención el agudo sentido práctico de sus recomendaciones y la frialdad que, en su opinión, debe exhibir el príncipe cuando ha de tomar decisiones difíciles y dolorosas, al punto de afirmar que para el político, vale más ser temido que ser amado, porque el amor no dura y el temor se fija en el recuerdo y en la carne.

Para Nicolás Maquiavelo la política es el arte de conquistar el poder, de manera que ya instalado en el ejercicio de esa gran fuerza social, debe empeñarse en desarrollar una especie de ética diluida o moral política, donde la astucia, la hábil ocultación de los designios, el uso de la fuerza y el engaño, adquieren categoría de medios lícitos, si los fines perseguidos y alcanzados así lo justifican.

La política es para Nicolás Maquiavelo el arte que ejerce el dueño del poder, de manera que lo importante es cultivar en su persona las cualidades y los defectos para asegurar la conquista, posesión y ensanchamiento de ese poder.

Los gobernados, no son materia de consideración para el príncipe, al punto de afirmar que debe ser astuto como la zorra y fuerte como el león, así entendido, el poder es veneno que embelesa y mata al consumirlo, disfrutarlo y poseerlo o al desearlo o perderlo.