Voces Ibero

Tejiendo historias en la migración

Cuántas historias se han tejido en la migración internacional: desde aquellas que duelen y que se quedan por un buen rato en la razón y en el corazón, tratando de dar una explicación humanamente lógica, pero no la encuentras. Más bien, la impotencia, el desencanto la incredulidad, se hacen presentes. Hay otras tantas que sabemos fueron más benévolas. Así, pues, miles de personas al año huyen de su país por violencia, discriminación, y porque su nación no les da las condiciones sociales y humanas para permanecer. Afortunadamente, existen historias en donde Países los han acogido, para que puedan vivir exentos de temor, miseria, vivir en condiciones que permitan a cada persona gozar de sus derechos económicos, sociales y culturales, así como de sus derechos civiles y políticos, tal y como lo señala el segundo párrafo del Preámbulo de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, (Pacto de San José). 

La Región de la Laguna es un punto de tránsito de los migrantes centroamericanos, debido a su ubicación con las principales fronteras de Texas, pues se encuentran en un promedio de 500 a 800 kilómetros de Torreón.  Tal ubicación geográfica posiciona de manera estratégica a la Comarca Lagunera para la llegada de centroamericanos que siguen buscando llegar a las fronteras, y, también de mexicanos que han sido deportados injustamente de EUA. Es así como quienes trabajamos por las personas migrantes, conocemos testimonios de personas centroamericanas que deciden contar su historia, y su proyecto de vida deseado: escuchamos a niños que fueron obligados a migrar por sus padres para no ser víctimas del crimen organizado y que desgraciadamente les han arrebatado su inocencia y niñez; asimismo jovencitos hombres comentan que han sido víctimas de violación sexual tumultuaria. Así pues, son dramáticas las historias de tantos  hombres, mujeres y  niños, que a toda costa buscan una mejor calidad de vida, incluso interponiendo su vida e integridad física y emocional por lograr estar en otro país que le brinde mejores condiciones económicas, sociales y culturales. 1

Cada migrante es una historia, terrible y no tan terrible, desafíos y retos, cargando a cuestas una fe inquebrantable, y que, harán lo humanamente posible, cueste lo que cueste, por lograr una vida diferente. 


luzmaria.lopez@iberotorreon.edu.mx