Voces Ibero

Motivo para celebrar

En México, el 10 de Mayo se celebra el día de la Madre. Todo mundo queremos festejar a las mamás, abuelas; los restaurantes abarrotados, las florerías repuntan en sus ventas.

Día de reunión y unificación de familias que se juntan para la gran celebración;   sin embargo, son pocos los que celebramos los increíbles aportes de las madres, los sacrificios de miles de ellas, aquellas que diariamente salen de sus casas a trabajar para aportar a la economía familiar y del país.

Este día no es diferente al resto de los días, hay que pararse y trabajar y aportar para el gasto familiar.

Muchas son obligadas a dejar a sus hijos temprano y verlos al anochecer a consecuencias de las jornadas laborales, y los pocos reconocimientos en sus respectivos trabajos.

El INEGI en el 2014, precisa que de los 48 millones 823 mil mexicanos que trabajan, 18 millones 791 mil son mujeres, es decir 38.4%. De ellas, las que son madres, suman 13 millones 853 mil trabajadoras, es decir 73% de la población laboral femenina.

Las madres que cumplen con la doble condición de trabajar y ser jefas de familia suman, a su vez, los 3 millones 832 mil 689. Dicha cantidad representa, a su vez, 89% entre el total de jefas de familia (se incluyen las que no tienen hijos), 27.6% entre las madres trabajadoras y apenas 20% o la quinta parte entre todas las mexicanas que trabajan.

Madresque calladamente sufren condiciones discriminatorias, condiciones laborales agotadoras y la constante amenaza de violencia de género;así como la insistencia de exigir salarios y condiciones laborales justas, su resistencia frente a la explotación persiste e inspira.

Todos los días debemos honrar a las miles de mujeres que contribuyen en gran medida al desarrollo económico del país, no sólo familiar.

Es una bendición tener a nuestras madres y abuelas.

Hasta la próxima