Taller Sie7e

La feria de Tampico el Alto

En Tampico el Alto, desde hace casi quinientos años, se celebra con una fiesta el Jueves de la Ascensión del Señor, venerando una hermosa imagen de Cristo Crucificado del siglo XVI, llamada localmente el Señor de las Misericordias. La feria (de fecha movible) se celebrará este año del 9 al 17 del presente, y deseo invitar a mis lectores a que concurran. Fiesta de pueblo, con sabor de antiguo tianguis indígena, conjuga desde la devoción y las peregrinaciones religiosas con danzas indígenas, hasta una muestra de flores y dulces variados, antojitos locales, y venta de todo tipo de mercadería y artesanías mexicanas, entre las que destacan los jarros y las cazuelas más vistosas. Es una introducción a nuestro antiguo México colorido, a tan sólo 11 kilómetros de distancia.

   Esta fiesta se remonta a la fundación del primer Tampico, en el siglo XVI, cuando fue tallada la imagen con cedro de Tabasco, según aseguraron los peritos del I.N.A.H. que vinieron hace algunos años a restaurarla. Todo indica que la imagen fue obsequiada por los franciscanos, a quienes sostenía el rey Carlos V, por lo que se dice: “regalo de Carlos V”. Del Pueblo Viejo de Tampico se trasladó con sus habitantes al actual Tampico el Alto a fines del siglo XVIII. Por supuesto, a la bella y sagrada imagen se le han adjudicado muchas leyendas sobre su origen, motivo de la piadosa devoción de sus fieles. Un franciscano, fray Jacobo de Castro, en 1748 (Caja 69, Leg. 1, Num. 5, Archivo Franciscano) reporta lo siguiente cuando el antiguo Tampico se hallaba disperso por ataque de los piratas:

   “En esta villa es donde se halla una imagen de un Señor Crucificado muy hermoso y milagroso, que vulgarmente llaman el Señor de Tampico, donde todos los lugares, de sierras abajo, hacen su Romería y experimentan notables beneficios del Señor. Aunque no consta por instrumentos (ant. documentos), es voz común y corriente que esta soberana imagen fue aparecida en unión, y en la misma conformidad que se aparecieron el Señor de Campeche y el Señor del Buen Viaje de Veracruz. Se dice que cuando se quemó la iglesia y convento perecieron los testimonios. Cuando saqueó el inglés esta villa, quiso quitarle a esta imagen los clavos que son de oro, pero el Señor se los representó de palo, y cuando volvieron a su antigua forma, demostraron, y hasta el día están demostrando los golpes y cuchilladas con que al principio intentaron sacarlos. Este prodigio sucedió cuando la villa se hallaba en el Pueblo que hoy llaman el Viejo, que es donde se hacen las pescas que abandonaron por la plaga de sabandijas y mosquitos.”

   A sólo 10 minutos de distancia del río Pánuco, se puede venerar la sagrada imagen y disfrutar de una bella celebración pueblerina.  Quedan invitados.