Taller Sie7e

el Tampico del siglo xvi

Hernán Cortés conquistó la Huasteca a fines de 1522. fundando la villa de Santisteban  del Puerto (hoy Pánuco) en la ribera sur del río Pánuco, con 130 pobladores hispanos, a los que “encomendó” los pueblos tributarios huastecos.   Al español favorecido con la Encomienda se le entregaban o “repartían” los indios de X pueblo para que ejecutasen los servicios y entregaran los tributos en que estaban tasados, “pero con el cargo de industrializarlos y enseñar en las cosas de la santa fe católica, so pena de privación de ellos”, decía una encomienda de 1542 del virrey D. Antonio de Mendoza. Una de las excusas para la posesión de las tierras americanas era la cristianización de los indígenas, a quienes se consideró “paganos”.

   Las órdenes religiosas llegaron casi a la par que los conquistadores, repartiéndose el territorio en Provincias que se dividían en Custodias. Entre los misioneros franciscanos destacó fray Andrés de Olmos, el gran predicador,  lingùista e investigador de las “antigüedades indígenas”, quien, se dice, evangelizó en la Huasteca desde 1532, pacificando y fundando pueblos y misiones. A su solicitud se fundó por 1554 la Custodia del Salvador de Tampico, dependiente de la Provincia del Santo Evangelio de México, que abarcaba gran parte de la Huasteca. En la ribera sur del río Pánuco fundó un convento en un sitio “que ya se nombraba Tampico”, que tituló “villa de San Luis de Tampico” en el actual Pueblo Viejo de Tampico, Veracruz (o Cd. Cuauhtémoc). Lo llamó de San Luis, por un santo franciscano que fue obispo de Tolosa, España.

   Las Encomiendas, que dejaron de otorgarse por las nuevas leyes de 1542, dieron paso a las Mercedes, que a su vez, fueron la base de las haciendas.  El rey, en la Ley 3, Título 5, Libro VI de la Recopilación de Indias dice: “Es nuestra voluntad que se puedan repartir casas, solares, tierras, caballerías y peonías a todos los que fueren a poblar tierras nuevas””. Con referencia al Tampico colonial, el virrey Luis de Velasco dice  “…informado que en el dicho sitio hay aparejo y comodidad… mando al alcalde de Pánuco e a los españoles que se quisiesen ir a poblar al dicho sitio de Tampico que en razón les dé solares donde puedan tener sus granjerías en partes sin perjuicio de los indios… con que no exceda para cada vecino de un solar y para huerta y heredades de cuatro suertes… con cargo de que dentro de dos años estén obligados a labrar los dichos solares, cultivar las dichas tierras y dentro de diez no las puedan vender so pena de las perder. Fecho en México a 26 de abril de 1554 años, Don Luis de Velasco, por mandato de su Señoría Antonio de Turcios.”

   Así se inició nuestra historia, que con sus altas y bajas, seguimos luchando por preservar.¡Que viva Tampico (el Nuevo, el Alto y el Viejo), centenarios y milenarios, mi tierra, mi patria y mi nación!.