Taller Sie7e

Relatos de los viajeros

Nos hallamos inmersos de nuevo en el Festival Internacional de Tamaulipas,  donde disfrutamos de música, teatro, conferencias, cine, danzas, y todo lo que puede ofrecer la cultura en nuestra entidad. Agradezco, como todos los demás, la preocupación del gobierno por la difusión de tan bellos espectáculos.

   Entre lo que hemos podido disfrutar, y lo que aún falta, se halla la presentación del libro de mi amiga, la historiadora, María del Pilar Sánchez, con su libro “El otro Tampico, Relatos de Viajeros, 1822 - 1863”, que se efectuará el próximo martes siete del presente en el IEST, a las cinco de la tarde. No deben perderse de la lectura de este libro, escrito en dos tomos, que compila y comenta los relatos de 14 viajeros del siglo XIX, que visitaron el Tampico de Tamaulipas, recién fundado, un sitio misterioso al que los extranjeros podían explorar por vez primera, ya adquirida nuestra independencia de España, que prohibía la entrada a los extranjeros.

   Este acucioso trabajo, ayudado en gran parte por el papá de Pilar, el cultísimo doctor don Luis Sánchez Osuna, quien se ocupó de traducir estos libros, ya en inglés, ya en francés, con frases en latín, es un compendio de los escritos de los viajeros que arribaron a este recién fundado puerto. Prologando cada uno, María del Pilar ofrece los datos biográficos del autor, así como los comentarios pertinentes acerca de las opiniones que ellos vierten sobre nuestro país, o más bien, sobre el aspecto de la incipiente ciudad.

   Las potencias extranjeras, excluídas de nuestra tierra durante tres siglos, tenían gran curiosidad por conocer este misterioso país, y sus comentarios reflejan su interés por encontrar las posibilidades que representaba para sus propios países, ya fuese para iniciar lazos comerciales, explotar las minas de plata, o simplemente, anexar nuestra tierra a los Estados Unidos, como deseaban Charles Latrobe o el fatídico Joel R. Poinsett.

   Las descripciones, a veces con comentarios un tanto hirientes para los tampiqueños, según la ignorancia o prejuicios de cada autor, nos muestran,  como en un escenario, las costumbres, alimentación, vestimenta, fiestas, de la primera mitad del siglo XIX.

   Las impresiones de estos viajeros, compilados en el libro de María del Pilar, nos permiten ubicarnos en las primeras etapas de nuestro querido Tampico, y, al conocer cómo nos fuimos formando, poder apreciar, a través de las vicisitudes por las que pasó esta región, lo que actualmente somos y hacia dónde se dirige nuestra particular historia.