Taller Sie7e

Apuntes sobre nuestra música

Revisando papeles y fichas de mis antiguas investigaciones, he encontrado tesoros de información; ¡es tan rica nuestra historia y nuestras tradiciones!

Creyendo sean de interés a los lectores de Milenio Diario, mencionaré algunas de ellas:

   Versos cantados en la Huasteca veracruzana “desde que el recuerdo alcanza”, que me fueron proporcionados en 1995 por el Ing. Manuel González Sámano y el Sr. Ramón Fusco Boeta, personas de gran cultura y conocimiento, que fueron muy aficionadas al huapango y al son huasteco.

   Estos versos pertenecen al son llamado “La Petenera”, nombre derivado de Petén, región guatemalteca que colinda al norte con México. Hay muchos y variados estudios sobre el origen del huapango, de su música y la letra de sus canciones, pero estos versos en particular, indican claramente su origen marinero, que a esta región llegaban al final de su viaje con su experiencia y su música.

 1 –  “Cuando a la sirena hallaron / en las costas extranjeras / embarcaciones le echaron / adornadas con banderas; / solamente la alcanzaron / cuatro fragatas negreras”

2 – “Cuando me vine de Italia / me vine en vapor inglés / y al pasar por Alemania / me dijo un sabio francés: / “En la costa americana / el sol alumbra al revés”

3 – “Yo me vine de Morelia / y me embarqué para Hungría. / Fui diputado en Turquía / y gobernador de Argelia. / Lejos de la patria mía / paso la vida tranquila / navegando noche y día / por los mares de Manila.

4 – “De Veracruz a Mobila / ¿qué tantas leguas habrá? / Si algo sabe de marina / sin duda responderá: / ¿en qué instancia?, ¿en qué punto?, / ¿y en qué rumbo quedará?”

5 – “Cuando el marinero mira / la borrasca por el cielo, / se queja, llora y suspira / y le dice al compañero: / ‘Como Dios me preste vida / no vuelvo a ser marinero’”.

La Huasteca es región costera, y los navíos y las sirenas formaron parte de su idiosincracia y sus cantares: recordemos el verso que dice: “La sirena se embarcó / en un buque de madera, /  y a medio mar se quedó cantando la Petenera”. Y otro que relata: “Un pescador en la Barra, / pie no pudo dar con bola, / por pescar una mojarra / pescó un sapo por la cola / que no cualquiera lo agarra”. Repito, hay cosas maravillosas en nuestro país  y en nuestra Huasteca.