Vida Cotidiana

Todos van arriba

Ahora resulta que los candidatos a diputados federales del PRI y del PAN en los Distritos V y VI, han comentado que se encuentran arriba en las preferencias, que las encuestas que sus partidos han mandado realizar, los ubican como los ganadores y que solamente falta que llegue el 7 de junio para demostrar que serán los que se lleven las curules.

Este es el sentir tanto de Jorge Zermeño, del blanquiazul, como de José Refugio Sandoval, del Partido Verde en alianza con el PRI, en el Distrito VI; mientras que Blanca Eppen, del PAN y Flor Rentería, del tricolor, también gritan a los cuatro vientos que tienen el apoyo de la mayoría en el Distrito V.

Quedan menos de 20 días de campañas y mientras que los candidatos del Verde-PRI y de Acción Nacional siguen en la búsqueda de votos, siguen soñando en que serán los triunfadores, los representantes de algunos partidos siguen brillando por su ausencia, continúan perdidos y algunos tratan de ganar adeptos y no para triunfar en las elecciones, sino para evitar perder sus registros.

Son tantos los partidos políticos que están contendiendo, que los ciudadanos realmente desconocen quiénes los conforman, ya que nadie sabe que existen unos “humanistas”, otros de “movimientos ciudadanos”, otros que son del Trabajo, unos que son morenitos y los perredistas, entre algunos desconocidos más, los cuales solamente han enturbiado el proceso.

Estos candidatos, desde que iniciaron la contienda electoral, sabían que no tenían una estructura que los apoyara, que sus campañas serían austeras y que no aspiraban a nada, como si lo importante era gastarse el poco dinero que les asignó el Instituto Nacional Electoral, para pasearse en algunas colonias.

Pese al abstencionismo que habrá de presentarse y si con los pocos que vayan a las urnas los resultados están cerrados, no cabe duda que habrá pleito ranchero entre panistas y priistas, todo para no perder la costumbre.Sabemos que los perredistas en estos momentos están desarticulándose, que los de Morena no tendrán nada que pelear y el mismo López Obrador sabe que en Coahuila no puede aspirar a nada y los “partiditos” podrían perder sus registros, mientras que los del PRI y el PAN, se habrán de desgarrar las vestiduras el día de las elecciones. 


walter.juarez@milenio.com