Vida Cotidiana

Se van al amparo

Como era de esperarse, los empresarios taurinos se irán al amparo, por lo que difícilmente las corridas de toros en Coahuila habrán de suspenderse. Ya se promulgó una ley que las prohíbe, pero también hay recursos para evitarlo y esos los utilizarán quienes se dedican a la fiesta brava, para que esta continúa.  

Quizá serán unos meses o bien años, los que dure el proceso luego de que se amparen, por lo que en ese tiempo todo indica que podrán seguirse presentando las corridas de toros.

Pero no todo está perdido para los empresarios de la tauromaquia, ya que de inmediato, Durango les abrió las puertas, les ofreció sus cosos, aunque pequeños, para poder continuar con las corridas de toros. Los que lograron la prohibición, tienen sus razones más que suficientes, ya que su interés es que los bureles no sufran, no sean castigados durante una ceremonia en la que al final, al astado le quitan la vida. Pero por el otro lado, los empresarios hablan de una tradición de muchos años, hablan del costo de criar a estos animales de lidia, de pagarles a sus caporales.

Como también hablan de darle trabajo a la gente de las plazas, a los que cuidan las arenas, a los músicos que ambientan la fiesta brava, a los monosabios que arriesgan la vida cuando un torero se encuentra en peligro, así como para todos aquellos que de una u otra manera viven de esos espectáculos.

No cabe duda que esta historia no termina, Rubén Moreira, gobernador de Coahuila, promulgó la Ley Anticorridas y Rejoneos, lo hizo ante legisladores, funcionarios y activistas, argumentando que no es una ley propia, sino que es por algo que la ciudadanía estaba pidiendo.Por otro lado y al mismo tiempo, los empresarios anunciaban que meterían amparos y así ganarle tiempo al tiempo, quizá esperando que el actual mandatario estatal termine su gestión y el panorama les pueda cambiar.

Pero que pasa en Durango, en donde el ejecutivo del estado, Jorge Herrera Caldera, dijo que se deben respetar las voces ciudadanas, pero también comentó que si es el deseo de los empresarios, se recibirá en La Laguna de Durango a la fiesta brava, a las corridas de toros.

En Lerdo existe una plaza con mucha tradición, por lo que no se duda que muy pronto en ese pequeño coso se celebren corridas de toros, mientras que en Gómez Palacio, existe un lienzo charro, el cual se presume será remodelado para que ahí se efectúen desde novilladas, hasta corridas con rejoneadores. En La Laguna seguirá la fiesta brava, sino es en Torreón, será en Gómez Palacio y Lerdo. 


walter.juarez@milenio.com