Vida Cotidiana

Todos a trabajar

No sabemos si los maestros realmente quedaron conformes con el acuerdo logrado con las autoridades estatales, en su reclamo al Impuesto Sobre la Renta o al subsidio que recibían, pero lo que sí sabemos es que los alumnos volverán a las aulas a recibir clases y que los mentores se comprometieron a recuperar los días perdidos por participar en sus protestas.
El gobierno del estado, durante el compromiso signado con los maestros, se comprometió a enviar al Congreso una iniciativa de ley para que los acuerdos logrados queden plasmados en una ley en Coahuila.
Saben tanto autoridades como profesores, que el convenio que se acordó, no es definitivo y todo dependerá de lo que suceda en la quincena, ya que los mentores al final advirtieron que si el impacto de la disminución en sus percepciones no se ve reflejado, regresarán de nueva cuenta a las calles.
Rubén Moreira Valdez, gobernador del estado, asesoró bien a sus secretarios, quienes ofrecieron a los profesores que el subsidio regresaría, pero a través de un monedero electrónico o tarjeta de débito. Además, los maestros con sus presiones, lograron que ningún mentor sea sancionado por haber dejado los salones de clases para unirse al paro.
Fueron muchas horas de diálogo entre autoridades y maestros, pero también fueron muchas las horas que los profesores dejaron sin estudios a los alumnos de primaria y secundaria de los municipios de San Pedro, Madero, Matamoros y Viesca, y por ello era la urgencia de llegar a un acuerdo, para no seguir afectando las clases.
Fueron más de dos semanas en las cuales las protestas del magisterio, estuvieron presentes en la región lagunera, se tomaron oficinas, desquiciaron el tráfico vehicular, pero al final, todo parece indicar que terminará en buenos términos.
Por el lado del gobierno del estado, el mandatario estatal Rubén Moreira Valdez, entró al quite en un problema que el gobierno federal provocó, con el famoso ISR y ahora, solamente hay que ver de dónde saldrá el dinero que se les habrá de pagar a los profesores, ya que no serán ni mil, ni 10 mil pesos, serán miles de pesos los que habrán de entregarse para poder llevar la fiesta en paz. No cabe duda que al final, las protestas surgieron efecto y los profes ganaron esta batalla.


walter.juarez@milenio.com