Vida Cotidiana

La tercera, ¿la vencida?

Enrique Peña Nieto, Presidente de México, vía twitter anunció la recaptura de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo” a manos de las fuerzas armadas. Esta noticia corrió como reguero de pólvora en todo el mundo, los periódicos y canales de televisión dieron la información de estos hechos sucedidos en un hotel de la ciudad de Los Mochis, Sinaloa.

En México, las redes sociales como nunca esparcieron la noticia, tanto por facebook, twitter, whatsapp, así como por los distintos portales, por lo cual minutos después de la una de la tarde millones de mexicanos ya sabían de esta importante recaptura.

El gobierno federal desde que Joaquín Guzmán se fugó por un túnel, se dio a la tarea de buscarlo y fueron muchos los recursos económicos que invirtió en su búsqueda, utilizando a sus mejores hombres de las fuerzas armadas, así como equipo táctico y de combate para recapturarlo. El Mandatario de la Nación, dijo en el primer mensaje que envió vía twitter “Misión cumplida: lo tenemos.

Quiero informar a los mexicanos que Joaquín Guzmán Loera ha sido detenido”.

En Estados Unidos los mensajes de felicitación de parte de la DEA y de personajes de la política del vecino país empezaron a llegar, ante esta información dada por el gobierno mexicano. Fueron solamente seis meses los que “El Chapo” estuvo libre, por lo que ahora su futuro es incierto, ya que primeramente será internado en un penal de máxima seguridad, con una vigilancia especial, así como para aquellas personas que lo visiten.

Además, pese a que Joaquín Guzmán está amparado contra la extradición, el gobierno de los Estados Unidos habrá de presionar para llevárselo, para juzgarlo en aquel país por los diferentes delitos de los cuales se le acusa, mientras que las autoridades mexicanas, saben que el recapturado puede ser juzgado y purgar su condena en cualquier parte del territorio nacional.

No cabe duda que esta noticia beneficia enormemente la imagen del Presidente Peña Nieto, pero también en un año electoral, habrá de beneficiar al Partido Revolucionario Institucional, por lo que el panorama político puede cambiar mucho en los próximos días.

En estos momentos todos aprovechan la recaptura para opinar, para felicitar al gobierno mexicano y para llevar agua a su molino.

Sabe la clase política, que este momento es clave para tener los reflectores y por ello buscan por todos lados aparecer en los medios de comunicación. Ahora tres cosas pueden suceder, que Joaquín Guzmán sea juzgado en México, sea extraditado o bien, se vuelva a fugar.

 

walter.juarez@milenio.com