Vida Cotidiana

Lo suspenden

Cuántas veces no hemos visto a los oficiales de Tránsito y Vialidad hablar por celular mientras manejan, cuántas veces no los hemos visto circular a exceso de velocidad o bien, cuántas ocasiones no los hemos observado invadiendo las ahora líneas blancas en los cruceros, dar vueltas prohibidas o bien, cuando no respetan el reglamento vial, cuando son ellos quienes deberían de poner la muestra. Un ciudadano se tomó el tiempo para fotografiar a un elemento de Vialidad, en el momento en que habla por celular mientras manejaba y la gráfica la subió inmediatamente a las redes sociales.

Este agente de inmediato fue suspendido de sus labores, según informó el titular de la Dirección de Tránsito, Jorge Jiménez Fabela, quien dijo que el elemento incurrió en una inconsistencia en su desempeño, por lo que además de ser suspendido, fue puesto a disposición de la Contraloría. Pero no solamente son los oficiales quienes hablan por celular, son muchos los ciudadanos quienes hacen lo mismo, sin respetar el reglamento.

Pero muchos de los conductores particulares, van más allá al tomar su teléfono para mandar mensajes, para “textear” mientras manejan, pese a saber que con ello pueden ocasionar un accidente. No cabe duda que el olvidar es parte de una cultura, ya que de pronto, las autoridades de la zona metropolitana hablan de hacer valer el reglamento, empiezan con campañas, realizan operativos y al final, pasan los días y ya no sucede nada.

Recuerdo que se hizo mucho ruido con el reglamento vial para Torreón, Gómez Palacio, Lerdo y Matamoros, pero parece que a quienes lo llevaron a cabo se les olvidó cómo aplicarlo, ya que cada municipio lo interpreta a su manera, aplica infracciones a su gusto y lo malo es que ni ellos lo respetan, como tampoco lo hacen respetar.

Ahora, aunado a la mala actuación de Tránsito y Vialidad, en el lado de Coahuila, los conductores de autos, motocicletas, camionetas y camiones, tienen que lidiar con los policías de Fuerza Coahuila, quienes se están tomando muchas atribuciones, ya que paran a diestra y siniestra como si fueran oficiales de Vialidad, piden los documentos y si se deben tenencias, de inmediato los remiten al corralón.

No cabe duda que así no se avanza, con tránsitos que no respetan el reglamento y con policías como los de Fuerza Coahuila, que realizan labores que no les corresponden. Ahora a esperar para ver quién levanta la mano y pone un alto a los tránsitos y a los policías. 


walter.juarez@milenio.com