Vida Cotidiana

No salen de una...

Fue un año electoral del cual todavía no se sale, pero ya muchos políticos priístas, panistas y colados de otros partidos, empezaron a moverse, ya que saben que en el 2018 habrá elecciones federales y en Coahuila se elegirán presidentes municipales. Será un año electoral difícil para el PRI, ya que este partido viene arrastrando gobiernos nefastos como el de los Duarte, uno de Veracruz y otro de Chihuahua, además de los de Tamaulipas, por lo que difícilmente lograrán en principio, conservar la Presidencia de la República.

Además, se habrá de producir un efecto que afectará a quienes contenderán por los diferentes cargos de representación popular, por lo que quienes contiendan, saben que habrán de llevar desde antes, la derrota a cuestas. Pero eso en Coahuila parece no importarles a los políticos del tricolor, ya que hasta el momento hay varios que quieren pelear por las senadurías y diputaciones federales. Se dice que los que entren a la contienda, habrán de tener el visto bueno de Miguel Riquelme, gobernador electo y entre los cuales se encuentran David Flores Lavenant, alcalde de Madero, Rodrigo Fuentes, el mismo Mario Cepeda jr., hasta el alcalde de Matamoros, Raúl Onofre Contreras.

Claro que la lista es interminable, ya que en la capital del estado hay varios que dieron buenas cuentas en las pasadas elecciones y son quienes llevan mano por las senadurías.

De Acción Nacional hay muchos en la baraja, por lo que entre las cartas más fuertes de La Laguna están Jesús de León Tello, el mismo Sergio Lara Galván, quien ha demostrado que trae la camiseta bien puesta, así como Guillermo Anaya, Luis Fernando Salazar o Marcelo Torres Cofiño.

Saben los panistas que ahora traen todo el punch y lo demostraron en la pasada elección a la alcaldía en Torreón, como por las curules estatales, así quedó demostrado, por lo que tienen confianza en volver a derrotar al tricolor. No cabe duda que en los próximos meses empezarán a aparecer nombres, además habrá un golpeteo político.

El partido de López Obrador, Morena, tiene buenas cartas y podría ser el caballo negro de la contienda.


walter.juarez@milenio.com