Vida Cotidiana

Al rato se olvida

Mucho se ha hablado, mucho se ha dicho del puente peatonal del cual cayeron una jovencita y una bebé que viajaba en una carreola y la verdad que es fecha en que todavía no entiendo quién tuvo la culpa de ese lamentable accidente que tiene a las dos niñas en un hospital y su estado de salud es reportado como delicado.

En cualquier parte de nuestro territorio nacional, es muy común que si algo sucede, de inmediato busquemos culpables, ya que por todos lados aparecen los famosos “todólogos”, esos que opinan de cualquier tema sin tener conocimiento del mismo, pero por el simple hecho de estar representando a algún organismo, a una cámara, se sienten líderes de opinión y son los que hablan hasta de los que tuvieron la culpa y hasta dan soluciones.

Es difícil pensar en la culpabilidad, pero si es fácil comentar que algunos puentes o pasos peatonales están solamente de adorno, ya que muchos peatones, prefieren arriesgarse y “torear” vehículos, que caminar seguros y llegar a la otra esquina. Normalmente, cuando sucede un accidente de fatales consecuencias, cuando una persona es atropellada, los vecinos del lugar de inmediato salen a gritar, a realizar bloqueos y a pedir a las autoridades que coloquen puentes peatonales, que instalen boyas y hasta semáforos.

Cuando las autoridades les cumplen, esos puentes solamente quedan como adornos. Anteriormente los puentes peatonales tenían escaleras para llegar a la parte alta, después se construyeron en forma de rampas para facilitar el subir por las mismas, pero en ocasiones, ya no son usadas por peatones, sino por motociclistas, quienes las aprovechan de mil maravillas, mientras que muchas personas arriesgan sus vidas cruzando las avenidas rápidas.

Qué es lo que sucede en La Laguna en general, quién estará fallando, ya que siguen presentándose muchos decesos de personas atropelladas por veloces vehículos. ¿Quién tendrá la culpa, las autoridades o los ciudadanos? La pregunta que he realizado es qué es lo que hace falta para evitar los accidentes viales y la respuesta generalizada es que hace falta cultura.

Esa palabra cultura parece ser mágica, ya que todos la mencionan, pero pocos la practican y no solamente en cuestiones viales, sino en nuestra vida diaria, ya que si no respetamos, es porque no tenemos cultura, si nos pasamos un alto, es por falta de cultura, si tiramos basura en lugares prohibidos, eso le llamamos no tener cultura.

Entonces qué sucedió en el puente en donde la niñas sufrieron el accidente, de quién fue la culpa y es que ahí no fue por falta de cultura, las menores iban por el lugar correcto, pero algo falló y quizás a lo mejor hay que culpar a la compañía fabricante de carreolas.

walter.juarez@milenio.com