Vida Cotidiana

Sí están preocupados

Hace unos días comenté sobre la preocupación de muchos políticos priístas de la ciudad de Saltillo, quienes no ven con buenos ojos que un lagunero pudiera ser el candidato del PRI a la gubernatura del estado. Los políticos de la capital están muy acostumbrados a trabajar de sexenio en sexenio en las administraciones estatales, siempre pegados a los gobernantes emanados de la misma ciudad.

Ahora ven que un lagunero puede ser el “bueno”, quien de ser el gobernador, obviamente los dejaría fuera y llevaría a su propio equipo de trabajo.

Ante esa posibilidad y después de ver que el gobernador apoya a Miguel Riquelme, alcalde de Torreón, para que sea su sucesor, los saltillenses de inmediato tomaron bandera y encumbraron a tres políticos reconocidos, todo con la finalidad de crear un grupo que evite que el lagunero pueda ser el que dirija los destinos de los coahuilenses. Preocupados los saltillenses, revivieron el modelo utilizado hace algunos años, cuando muchos priístas a nivel nacional no querían a Roberto Madrazo y crearon un grupo llamado el TUCOM, Todos Unidos Contra Madrazo.

Ahora, este mismo nombre lo están utilizando estos tres personajes y van Todos Unidos Contra Miguel, buscando que por ningún lado pueda llegar a ser el candidato del PRI a la gubernatura.

Entre los mismos saltillenses, se ha dicho que quienes forman este bloque en contra del alcalde de Torreón son Javier Guerrero García, ahora diputado plurinominal electo, así como la senadora Hilda Flores Escalera y Enrique Martínez Morales, hijo del exgobernador Enrique Martínez y Martínez.

Estos tres políticos tienen aspiraciones a gobernar Coahuila, están en todo su derecho de buscar ser los candidatos y lo que desean es ganarle tiempo al tiempo, para evitar que el lagunero Riquelme Solís se les adelante y empiece a mover sus piezas rumbo a su candidatura.

Estos tres personajes, saben que el alcalde de Torreón tiene colocada a su gente en puntos estratégicos, como lo es Verónica Martínez, en la dirigencia estatal del PRI, así como Rodrigo Fuentes, en la Secretaría de Desarrollo Social, quienes serán sus principales operadores políticos.

La desventaja que se observa en estos momentos para el presidente municipal de Torreón, es que la casi segura llegada del exgobernador Enrique Martínez a la dirigencia nacional del tricolor, prácticamente lo dejaría fuera de la posibilidad de ser el candidato de su partido a la gubernatura, algo que saben muy bien los que forman el TUCOM y quienes no quieren una designación directa y sí una elección abierta, en la que todos estén unidos contra Miguel Riquelme.

De que en Saltillo están preocupados por el lagunero, eso ni cabe. 


walter.juarez@milenio.com