Vida Cotidiana

Todos pierden

En estos momentos se observa que los diferentes partidos políticos están perdiendo credibilidad, principalmente el Partido de la Revolución Democrática, todo a raíz del Caso Iguala y los 43 normalistas desaparecidos. El hecho de haber postulado a un candidato a la gubernatura de extracción priísta, el caso de Angel Aguirre Rivero, quien logró el triunfo y ser gobernador de Guerrero, así como el haber apoyado a José Luis Abarca, para que fuera presidente municipal de Iguala, ha dejado muy mal parado a este partido de izquierda, por lo que no se duda que su final esté cerca, ya que se perdió la confianza de aquellos que sintieron que el PRD, sería el organismo político que lucharía por las causas sociales. Por otro lado, el partido Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, también ha sido golpeado por el Caso Iguala, con la ventaja de que su líder Andrés Manuel López Obrador, pese a aparecer en fotografías con la “pareja indeseable”, ha mantenido su postura de comentar que no conocía al exalcalde ni a su esposa y que son muchas las personas que le piden tomarse alguna gráfica con él. Los que están sufriendo son los priístas, saben que la falta de respuestas del gobierno federal a lo sucedido con los 43 normalistas, está dejando mal parado a su partido, que no hay credibilidad en el mismo y que las consecuencias de la inseguridad que se vive en todo el país, habrán de pagarse en las elecciones a diputados federales a celebrarse en el 2015. Pero lo que más llama la atención es lo que sucede con los panistas, aquellos que se dedican a sacarle provecho a cualquier situación y que en esta ocasión se han mantenido al margen sobre lo sucedido con los normalistas. La gente del PAN ha dado declaraciones a cuenta gotas, no ha cuestionado al gobierno federal su falta de respuesta a lo que pide la clase estudiantil y los padres de esos 43 jóvenes desaparecidos. Los miembros del blanquiazul no se han subido a ese barco y están viendo los toros desde la barrera, lo cual es algo que no se entiende. Si hace muchos años ya se había perdido la credibilidad en los partidos políticos, ahora mucho más con lo que está sucediendo en este país convulsionado por la inseguridad. En estos momentos pocos se acuerdan de la crisis, nadie toma en cuenta que el dólar sigue a la alza, que el precio del petróleo se ha desplomado. Tampoco recuerdan 


Walter.juarez@milenio.com