Vida Cotidiana

Quién pierde

Apareció en un medio nacional una información en contra de Humberto Moreira, en la cual lo señalan de realizar depósitos millonarios en bancos de Mónaco y en las Islas Caimán.

Pero fiel a su costumbre, de inmediato el exgobernador también conocido como “El Profe”, se defendió como gato bocarriba y dijo que la información es falsa. El ahora candidato del Partido Joven a una diputación local señaló a Guillermo Anaya Llamas, el abanderado del PAN a la gubernatura, de ser el que pagó por esa información, de quien además dijo que él si tiene cuentas millonarias en el banco de Barbados por 32 millones de dólares y en Banorte con más de 200 millones de pesos en diferentes cuentas.

La pregunta es quién pierde en esta guerra de dimes y diretes entre el exgobernador y el candidato del PAN. La verdad que Memo Anaya se juega mucho y en estos días que faltan de las campañas puede pasarla mal, ya que por querer atacar a Humberto Moreira, puede perder mucho si le demuestran, como lo hizo el exmandatario con documentos, que si tiene cuentas bancarias millonarias.

Esto se esperaba, la guerra sucia empezaría a presentarse, por lo que en estos momentos el que lleva todas las de perder es Guillermo Anaya, quien no sale de una cuando ya se metió a otra. Primero con aquella frase, “les vamos a dar puro chile” a la lideresas del PRI, lo que hizo fue hacerse solo el hara kiri, ya que se aventó encima a todas las mujeres, quienes pelean por la equidad de género.

Ese comentario de Memo Anaya le trajo repercusiones no solamente a nivel local, también a nivel nacional, por lo que desde ahí se puede decir que marcó su destino, que él mismo empezó a cavar su tumba, por lo que ahora con los papeles que muestra Humberto Moreira, se puede decir que son como clavos en el ataúd del panista.

No cabe duda que los arrebatos, los arranques y los ataques, en lugar de beneficiar al candidato del blanquiazul, lo están perjudicando. Lo malo es que no va Memo Anaya solo, se está llevando entre las patas a todos los candidatos a diputados locales y a presidentes municipales. No cabe duda que el que se lleva, se aguanta y memo al parecer, se metió con el hombre equivocado. 


walter.juarez@milenio.com