Vida Cotidiana

No hay paz

Los delitos del fuero común siguen aquejando a los ciudadanos de la región lagunera, pero se observan más en las ciudades de Torreón y Gómez Palacio, en las cuales a los ladrones parece que poco les interesa el que existan cuerpos policíacos, ya que pese a operativos, siguen cometiendo asaltos.
Pero no solamente aqueja ese mal, también está el de los secuestros, ya que continúan presentándose casos de privación ilegal de la libertad, pidiendo rescates millonarios. El alcalde de Torreón, Miguel Riquelme Solís, lleva a cabo evaluaciones semanales para observar el comportamiento delictivo en la ciudad y en el último reporte, indicó que el robo con violencia y a comercio se presentó en diferentes puntos de la ciudad y son los que hasta el momento más predominan en el municipio.
El presidente municipal se reunió con Adelaido Flores, director de Seguridad Pública, para analizar la situación que se vive en el municipio y entre ambos tomaron diversas medidas de prevención y patrullaje en los sectores en donde ocurren estos hechos delictivos. Es necesario que la policía ya se ponga a trabajar, a prevenir los delitos que tanto afectan a los torreonenses.
Hay colonias en las cuales jamás pasa una patrulla, sectores habitacionales en los cuales sus habitantes son víctimas de los delincuentes, ya que en los mismos la vigilancia policíaca brilla por su ausencia. Antes eran los robos a casas durante la madrugada, aprovechando que los moradores estaban dormidos, ahora ya no, ahora los delincuentes llegan a las viviendas a cualquier hora del día y amenazando con armas de fuego a las personas que ahí se encuentran, ingresan a las mismas, para luego saquearlas con toda tranquilidad.
Algo que se debe de reconocer es que de parte de la autoridad hay interés por erradicar el problema de la inseguridad y por lo cual, ya se informó que entrarán en funciones 15 nuevas patrullas especiales para la Policía del Centro Histórico y así evitar los robos a personas y asaltos a comercios en ese sector.
En lo que respecta a Gómez Palacio, se puede decir que la Policía Militar hace su esfuerzo, pero no le alcanza para acabar con el índice de inseguridad que se vive en ese municipio. Ya es necesario que estos delitos bajen, para que los ciudadanos puedan vivir con tranquilidad.


walter.juarez@milenio.com