Vida Cotidiana

¿Qué pasa?

Tan mal estarán en Guatemala, Honduras o El Salvador, para que cientos de ciudadanos de esos países diariamente salgan a realizar su travesía para llegar a Estados Unidos.Es difícil pensar lo que pueden estar viviendo todos aquellos que a diario arriesgan sus vidas al pasar por territorio mexicano, en donde se tienen que enfrentar a grupos delincuenciales, posteriormente a cuerpos policiacos, tienen que pasar hambres, viajan con el miedo de caer de la llamada “bestia”, ese tren que se ha convertido en su transporte rumbo a la Unión Americana.Pero no solamente son personas de esos países, también hay muchos mexicanos que a diario van en busca del mal llamado “sueño americano”, sin importarles dejar sus vidas en el intento. Pero qué es lo que pasa en estos momentos con esos niños migrantes, esos que en últimas fechas han aparecido en suelo estadounidense.En el estado de Texas, se pidió la presencia de mil soldados para vigilar la llamada frontera sur, mientras que los republicanos, han pedido el envío de elementos de la Guardia Nacional a la misma frontera, para evitar el cruce ilegal de niños.Qué paradojas de la vida, las autoridades norteamericanas están demasiado preocupadas porque estos pequeños que van en busca de una mejor vida, no lleguen a pisar sus terrenos, mientras que los otros, los que hacen mucho daño a la salud, esos que sí deben de preocuparles, pareciera que pasan tranquilamente y contra ellos no hay Guardia Nacional para que lo evite, como tampoco soldados.En estos momentos hay una verdadera preocupación entre los congresistas norteamericanos, algunos de los cuales hablan de enmendar la ley migratoria de 2008 y no para beneficiar a los migrantes, sino para poder acelerar la deportación de los jóvenes centroamericanos.Cada quien defiende su terruño como puede y así lo hace Estados Unidos, mientras que en México, el paso de centroamericanos ilegales es bien visto por muchos, ya que lo ven como negocio, principalmente los grupos delictivos que los esperan desde su llegada en la frontera con Guatemala, hasta su último paso por las diferentes fronteras del norte del país.Todo indica que la situación en Centroamérica es demasiado difícil, ya que de otra manera no se explica el porqué muchos emigran, sin importarles arriesgar sus vidas. 


walter.juarez@milenio.com