Vida Cotidiana

No son parejos

La Secretaría de Finanzas del Estado de Coahuila continúa con el decomiso de vehículos sin placas o con las mismas vencidas. Primero lo hicieron en Torreón, después el personal de la dependencia estatal se trasladó a Matamoros, en donde se aseguraron vehículos de todo tipo.Posteriormente acudieron a San Pedro de las Colonias, donde causaron verdadero temor entre los automovilistas, quienes no sabían realmente lo que estaba sucediendo, mientras que sus vehículos eran subidos a las grúas para ser trasladados al corralón. El aseguramiento en este municipio fue de más de 70 vehículos.Finalmente, los de Finanzas del Estado colocaron sus retenes en Francisco I. Madero, en donde se decomisaron decenas de automóviles, ante la desesperación de los propietarios de los mismos, quienes tuvieron que regresar a sus trabajos o casas en taxis o camiones.Tanto en Torreón, Matamoros, San Pedro y Francisco I. Madero, los afectados mostraron su molestia contra las autoridades estatales, estaban desconcertados por la forma de proceder en los decomisos, ya que mientras a ellos que con mucho sacrificio compraron vehículos nacionales los molestan, a los propietarios de autos “chocolates” nadie les dice nada.Es curioso, pero hace meses comentaba en este mismo espacio que aquella campaña en contra de los vehículos “chuecos” era solamente de dientes para afuera. Recuerdo que hasta se legisló para castigar a aquellos que lucraran con placas apócrifas.Realmente fueron puras habladas por parte de las autoridades, ya que el principal líder, el de la Onappafa, Guadalupe Barrios, continúa con su labor sin que nadie lo moleste, lo mismo que a los líderes de las demás organizaciones, así como a los dueños de autos “chocolates”.En esos días realizaron operativos y detuvieron vehículos “chuecos”, los cuales ante la presión que las diferentes agrupaciones hicieron, tuvieron que regresarlos y de ahí en adelante, tan amigos como siempre.No cabe duda que la cosa no es pareja, a veces aunque se quieran pagar los refrendos y tenencias, aparecen otras prioridades, lo cual a las autoridades estatales parece no preocuparles, interesándoles solamente cumplir con una medida recaudatoria. La pregunta es si será mejor comprar un auto “chueco”, al fin que no se pagan impuestos y son “intocables”. 


walter.juarez@milenio.com