Vida Cotidiana

No es pareja

Se llegó la Noche Buena y la Navidad, para muchos es un motivo para festejar y recordar el nacimiento de nuestro señor Jesucristo, pero para otros, simplemente el 24 de diciembre es un día más en su vida diaria, un día que pasará sin pena ni gloria.En estos momentos las compras de pánico para las cenas navideñas están en su apogeo. Muchas familias se la pasan visitando centros comerciales, malls, tiendas de juguetes y hasta negocios en donde se vende una gran cantidad de artículos chinos.Pero también hay muchas familias que al no tener posibilidades económicas, están a la espera de que algún funcionario, algún político, les entregue algunos bolos, unos cuantos juguetes y si bien les va, hasta una despensa, lo cual se antoja demasiado difícil.Esas familias saben que realmente el hombre del traje rojo, barbas blancas y diminutos lentes, quien viaja en un trineo, difícilmente pasa por sus humildes viviendas, por lo que sus niños no esperan más que un milagro y el día 25 de diciembre, se conforman con ver jugar a otros pequeños con lo que Santa Clós les regaló.Estas son las injusticias de la vida, ya que cuando se nace no se pide ser hombre o mujer, como tampoco se pide nacer en un hogar humilde, que en uno de clase media o alta, por lo que la vida parece que no es pareja.Vemos todavía que hay familias que viven en la extrema pobreza, vemos que los hombres que mantienen esos humildes jacales tienen que hacer milagros para poder subsistir, para llevar un peso a la casa y tener comida para la esposa y los hijos.Pero no solamente es la comida, es también estirar ese peso para comprarles ropa, zapatos y mandarlos a la escuela. Es por eso que para estas humildes familias esta fecha tan especial es un día más.Alguien dijo alguna ocasión, si los Santos Reyes realmente fueran magos, todos los niños tendrían juguetes y si Santa Clós fuera parejo, no solamente les traería regalos a aquellos pequeños que dejan sus cartitas en sus zapatos, también llegaría a las casas en donde habitan familias en extrema pobreza.En estas fechas es muy común gastar hasta lo que no tenemos, pero difícilmente compramos algo para darle al más necesitado, ya sea un juguete de 10 pesos o bien, un simple pollo rostizado para que tengan algo que cenar en este día tan especial. 


walter.juarez@milenio.com