Vida Cotidiana

No paran

Las muertes producto de la violencia extrema, bajaron considerablemente, pero subieron los decesos por accidentes viales, riñas, así como los suicidios en diferentes partes de la región lagunera.

Se buscó evitar por todos lados que personas fueran asesinadas, que cuerpos de jóvenes y adultos aparecieran por todos lados, lo cual se puede decir que se logró, pero ahora el problema es que las personas siguen perdiendo la vida, de una u otra forma. El pasado miércoles por la noche, en un baile ejidal salieron a relucir las armas, ahí un joven de 20 años fue asesinado y otro de 18, quedó gravemente herido.

En la mañana de este viernes, un motociclista perdió la vida en forma instantánea, luego de ser impactado por un taxista, el cual para no perder la costumbre, se pasó la luz roja del semáforo. Fue tan fuerte el choque contra el frágil vehículo, que el conductor de 38 años de edad salió volando y pese a que traía el casco puesto, sufrió un traumatismo de cráneo.

Pero por si eso no bastara, un hombre  de 37 años de edad, al parecer por problemas familiares y tras la separación de su pareja, decidió acabar con su existencia y aprovechando que los canales de riego ya llevan agua, se lanzó al de Sacramento, sin que volviera a salir. Ahora los Buzos Castañeda ya lo buscan, como habrán de buscar a muchas otras personas imprudentes, esas que bajo los influjos del alcohol retan a la vida, desafiando a las frías aguas del Río Nazas.

Ahora con el inicio del “Operativo Conjunto de Semana Santa 2016”, en el cual participan desde la nueva policía Fuerza Coahuila, la Federal, Municipal Bomberos, Protección Civil y la Cruz Roja, se espera que el número de accidentes viales sea mínimo, que los decesos por imprudencia no se presenten y lo principal, que los ciudadanos hagan caso a las indicaciones, para evitar hechos lamentables que enluten hogares laguneros.

Es necesario acatar las recomendaciones, ya que algo tan sencillo como lo es el utilizar el cinturón de seguridad, puede salvar vidas. Además, evitar manejar en estado inconveniente, ya que la combinación del alcohol más el volante, normalmente termina en tragedia.

Vemos que en toda la región, en calles y avenidas, muchos automovilistas gustan de la velocidad y son esos conductores quienes ponen en peligro la vida de muchas personas, ya que por su imprudencia provocan choques de fatales consecuencias. Llegó la Semana Santa, para unos es tiempo de Reflexión, para otros, de vacacionar y para la gran mayoría, la de seguir trabajando, ya que no en estos momentos, simplemente no hay dinero que alcance. 


walter.juarez@milenio.com