Vida Cotidiana

Al olvido

Conforme pasa el tiempo, muchos situaciones que preocupaban a los laguneros simplemente han quedado en el cajón de los olvidos. Vemos que ya pocos son los que recuerdan aquellos días en que se hablaba de la problemática de la falta de agua, de consumir el vital líquido cargado con metales pesados y por ello los efectos en la salud habrían de empezar a dejarse sentir.También mucho se mencionó hace algunos años que los pozos de los que se extrae el agua se irían secando, que se tendría que perforar a más de 500 metros y que solamente una temporada lluviosa extraordinaria los podría salvar, lo cual no ha sucedido.También hace varios años se hablaba demasiado sobre el excesivo consumo del vital líquido que se presentaba en los establos de vacas lecheras. Se mencionaba que estas reses consumían demasiada agua para producir tan solo un litro de leche, por lo que con el paso del tiempo, los dueños de los mismos estaban sobreexplotando los pozos.En Torreón muchas administraciones han pasado y todas comentaban que habrían de colocar colectores en la calzada Diagonal de las Fuentes, que acabarían con el problema de las inundaciones y es fecha en que todavía nada sucede.También tenemos que recordar que en el momento más álgido de la inseguridad en la región, se adquirió un helicóptero que ayudaría en las labores de vigilancia y la verdad que después de surcar los aires laguneros, la aeronave desapareció del mapa y nadie la volvió a ver, pensando en que la inseguridad ya había terminado.Como no recordar aquellas administraciones tanto panistas como priistas, en las cuales sus alcaldes prometieron que habrían de modernizar el transporte urbano, de meter en cintura al “pulpo camionero”, de quitar concesiones a aquellos propietarios que no cumplieran con el reglamento.Son muchos los problemas que se viven en la Comarca Lagunera, pero es muy fácil olvidarlos, ya que en estos tiempos parece que interesa más que la empresa Construlita cumpla con la instalación del alumbrado público, que la Plaza Mayor sea escenario de grandes eventos sociales, en lugar de ver si aquellos problemas de salud realmente se atendieron, si el aire sigue contaminado o si se ingiere agua cargada de metales como plomo y cadmio. 


walter.juarez@milenio.com