Vida Cotidiana

Algo nuevo

La región lagunera vivió algo nuevo durante la noche del Grito de Independencia, fueron miles los que salieron a disfrutar del momento, luego de aquellos años en los que quienes se aventuraban a dar el “grito”, lo hacían con temor, con un miedo fundado, luego de que bandas delictivas prácticamente se apoderaran de La Laguna.Ahora, pareciera que los alcaldes de Madero, San Pedro, Matamoros, Viesca, Torreón, Gómez Palacio y Lerdo, trataron de competir a ver quién traía el mejor espectáculo para sus ciudadanos y la verdad que todos sacaron las chequeras y no se midieron en estas fiestas patrias.En Lerdo, la plaza principal lució abarrotada en espera de que el alcalde Luis de Villa diera el tradicional Grito de Independencia. En Gómez Palacio, los ciudadanos salieron en gran número, se llenó la plaza y no cabía un alma más. Los gomezpalatinos gritaron con el alcalde José Miguel Campillo en una fiesta que duró varias horas.En Matamoros, San Pedro, Viesca y Madero, los alcaldes Raúl Onofre, Juan González, Marcelo Quirino y David Flores Lavenant, respectivamente, gritaron a todo pulmón el ¡Viva México!, ante la algarabía de los ciudadanos de los cuatro municipios.Lo que sucedió en Torreón no se olvidará, ya que desde temprana hora los habitantes de esta gran ciudad empezaron a abarrotar la Plaza Mayor para disfrutar de los distintos eventos que en la misma se realizaron, esperando el momento para acompañar al alcalde Miguel Riquelme en el Grito de Independencia y posteriormente, darle rienda suelta a sus gargantas con las canciones de la rockera Alejandra Guzmán.Fue una noche de fiesta en la región lagunera, las verbenas populares no pudieron faltar y se podían observar puestos de comidas, juguetes, paletas, frutas, hot cakes y muchas delicias, las cuales fueron consumidas por los asistentes.La verdad, esta noche del 15 de septiembre de 2014 no se olvidará, fue diferente, los asistentes ya no se acordaron de aquellos días de violencia. Ahora, disfrutaron al máximo, ya que veían por todos lados elementos de las diferentes corporaciones policiacas, así como del Ejército Mexicano, quienes blindaron las ciudades, garantizando la seguridad de los asistentes.No cabe duda que el ambiente es otro y aquellos años de angustia ya quedaron atrás. 


walter.juarez@milenio.com