Vida Cotidiana

A negociar

En su visita a Torreón, Enrique Ochoa Reza, presidente del PRI nacional, anunció que la elección del candidato a la gubernatura será por el método de consulta abierta, por lo que el suelo está parejo.

La realidad es muy diferente, el suelo no está parejo, está inclinado a favor del lagunero Miguel Riquelme, alcalde de Torreón, quien ahora sí ya se siente más tranquilo pero no confiado, al sentir que prácticamente tiene la candidatura en la bolsa.

En el evento celebrado en el Coliseo Centenario hubo ausentes, como la senadora Hilda Flores, los diputados Javier Guerrero y Jericó Abramo, así como Enrique Martínez Morales, quienes pese al famoso “Tucom”, Todos contra Miguel, no lograron quitarlo de las preferencias y por lo cual el lagunero parece que les ganó la carrera.

Ahora, estos ausentes saben que tendrán que acercarse a Miguel Riquelme para buscar negociar posiciones, ya que ahora al ver los espaldarazos que logró el alcalde de Torreón, no les queda de otra.

Fue muy evidente el apoyo al lagunero, ya que primero estuvo en Torreón Alfonso Prida Navarrete, Secretario del Trabajo, después llegó a esta ciudad Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación, quien vino a promocionarse y también a darle el espaldarazo a Riquelme Solís.

Finalmente llegó Enrique Ochoa Reza, como para confirmar lo que ya sabía, que el PRI en Coahuila está unido, que el gobernador Rubén Moreira tiene el control y que el apoyo es para Riquelme Solís. Pero lo que obviamente le llamó la atención, es que los otros aspirantes no estuvieran presentes durante su visita, quienes sabían que corrían el riesgo de ser abucheados por la militancia priísta.

A la reunión celebrada en el Coliseo Centenario, acudieron alcaldes de toda la entidad, diputados locales, delegados federales, así como los directivos de comités municipales, quienes le demostraron a Ochoa Reza que el PRI está fuerte y que están con su líder moral en la entidad.

Mientras el blanquiazul busca a su candidato, los priístas laguneros, ya empezaron a soñar, ya que saben que si Miguel Riquelme llega al Palacio Rosa, tendrán chamba segura durante los próximos seis años. 



walter.juarez@milenio.com