Vida Cotidiana

Más de 65 mil

El Viacrucis o la Pasión de Cristo, escenificada en el Cristo de las Noas, reunió a más de 65 mil laguneros, quienes observaron con detenimiento la representación que se llevó a cabo en tan emblemático lugar.El Cerro de las Noas volvió a lucir como en antaño, volvió a verse lleno de colorido, con familias no solamente de la región lagunera, sino de otros estados que llegaron para disfrutar de la representación de la crucifixión en las orillas del Santuario.

En este año todo resultó a pedir de boca, las autoridades policiacas reportaron saldo blanco, los cuerpos de rescate estuvieron pendientes en todo momento de los asistentes, los paramédicos de la Cruz Roja atendieron a algunas personas que les subió la presión o sufrieron por el intenso calor que se dejó sentir.

Pero alguien comentó que a este Viacrucis algo le faltó y fue la figura tan emblemática del párroco José Rodríguez Tenorio, quien el año pasado falleciera luego de sufrir una penosa enfermedad.

Pero al final, su legado está más que presente, muchos de los asistentes aprovecharon el momento para conocer la iglesia que se encuentra a los pies del enorme Cristo.

La representación se realizó con todo profesionalismo, quienes participaron en la misma, le pusieron mucho corazón para recordar lo que Jesucristo vivió en sus últimos momentos luego de ser condenado a morir en la cruz.Los niños acompañados de sus padres, preguntaban qué era lo que sucedía y el porqué golpeaban con látigos al hombre que cargaba la cruz. Los adultos, no perdían detalles del recorrido y observaban las caídas de quien representaba a Jesucristo.

Fue un ambiente diferente, sin aquel temor a la inseguridad. Los cuerpos policiacos cumplieron con su labor, ya que desde temprana hora se apostaron en diferentes lugares y su presencia daba la seguridad a los asistentes de que todo estaba controlado.

Ahora solamente faltan el Sábado de Gloria y el Domingo de Resurrección para que se termine la Semana Santa y con ella los días de reflexión para muchos y de vacaciones para otros. Lo que sigue es algo a lo que nadie se puede acostumbrar, a las campañas de los políticos, ya que a partir del domingo los candidatos a diputados federales inician la búsqueda de votos rumbo a los sufragios del próximo 7 de junio. Ni modo, nunca falta un prietito en el arroz y hay que aprender a vivir con ellos. 


walter.juarez@milenio.com