Vida Cotidiana

¿Habrá mano de obra?

Una buena noticia para los empleados de la empresa Takata, luego de que tras haberse declarado en quiebra entrara al quite una empresa norteamericana de nombre Key Safety Sistems y la adquiriera, con lo cual se conservan los empleos y el fantasma de los despidos empieza a desaparecer.

Fueron muchísimos dólares los que se pagaron en la compra, pero lo más importante es que la planta laboral no sufrirá, seguirá trabajando normalmente y lo mejor, cobrando puntualmente. Parece que el cambio llegó a la región y es que no solamente a Torreón llegarán más empresas, ya que en Gómez Palacio también se acaba de empezar la construcción de la compañía Chemours con una inversión de más de mil millones de pesos, la cual habrá de ofertar mil empleos directos y al término de la misma, se tendrán 350 plazas para su operación.

Además, en ese municipio se llevó a cabo una Feria del Empleo y Fomento al Autoempleo, en la cual participaron cincuenta empresas que ofertaron más de mil puestos de trabajo. Pero no es todo, en Viesca, se está construyendo un parque solar, en el cual se invierten 750 millones de dólares, el cual será el más grande de Latinoamérica y el segundo más grande del mundo. Ya era justo que algo cayera a la región lagunera, ya que normalmente las inversiones se quedaban en Saltillo, Ramos Arizpe o Monclova, en el lado de Coahuila y en Durango capital. La pregunta es si con la llegada de nuevas empresas habrá suficiente mano de obra.

Todo indica que sí, ya que en estos momentos hasta las empresas de la construcción se han reactivado, por lo que no se duda que habrán de ofrecerse buenos sueldos, ya que de no ser así, se corre el riego de que se presente una gran rotación, que los trabajadores al ver mejores oportunidades dejen sus trabajos y brinquen a otras empresas, algo que en estos momentos ya se está presentando. Es aquí en donde las escuelas, principalmente las técnicas, deben de hablar con las nuevas empresas para ver qué producirán y por ahí preparar a sus estudiantes. No cabe duda que la región lagunera volverá a resurgir y habrá para muchos una mejor calidad de vida. 


walter.juarez@milenio.com