Vida Cotidiana

De mal en peor

Hay en estos momentos un gran desencanto entre los candidatos a diputados federales, no solamente en los estados de Durango o Coahuila, sino en todo el país, ya que con los nuevos candados, las nuevas reglas del juego impuestas por el Instituto Nacional Electoral (INE), se sienten amarrados y que los únicos que están aprovechando esta situación son los dirigentes del PRI, PAN y Morena.

En elecciones anteriores, se podían observar spots de los diferentes abanderados, muchos de los partidos más fuertes, pero también aparecían los candidatos de los partidos pequeños y de esa manera se sabía que también participaban en las contiendas.Ahora, solamente se observan spots en donde todos se atacan, en donde los del PAN le tiran al PRI, los del tricolor les regresan la pedrada a los del blanquiazul y el que parece que está en campaña presidencial es Andrés Manuel López Obrador, de Morena.Estas campañas al ser “huérfanas”, al ir solas, son por demás desangeladas y los candidatos saben que tienen que andar gastando suela para convencer a los ciudadanos con sus propuestas, para decirles que son la mejor opción y que voten por ellos.

Es triste, pero preguntándole a algunos ciudadanos, muchos no saben quiénes son los contendientes por el Distrito VI y muy pocos indican que entre los abanderados se encuentran el exalcalde de Torreón, Jorge Zermeño, así como José Refugio Sandoval, del PRI-PVEM.

Del Distrito V, realmente casi nadie ha escuchado hablar de la representante del PRI, Flor Rentería y de la del PAN, Blanca Eppen, pero de los contendientes de los demás partidos como Morena, PRD, entre otros, nadie sabe quiénes son.No cabe duda que las reglas del juego pareciera que son un arma de doble filo para los candidatos, principalmente los de la “chiquillada”, quienes ven cómo pasa el tiempo y por más que buscan promoción, no la encuentran.Anteriormente se observaba cómo aparecían trípticos, banderines, calcomanías, sombrillas, sombreros, cachuchas, camisetas con las imágenes de los candidatos, ahora, todo eso se acabó y los candidatos tienen que rascarse con sus propias uñas.

Lo malo es que muchos ciudadanos también esperan las épocas electorales, ya que es cuando los candidatos de los diferentes partidos les llevan regalos y ahora lo único que reciben, son las mismas promesas de siempre. 


walter.juarez@milenio.com