Vida Cotidiana

Su luchita

los precandidatos a las diputaciones locales de los diferentes partidos, están en precampaña, que habrá de terminar el 28 del presente mes y será el domingo 2 de marzo, cuando se darán a conocer los candidatos que contenderán el próximo 6 de julio. Los del PAN están realizando el simulacro de una precampaña interna, ya que todos saben que la decisión de quiénes habrán de ser los contendientes, ya fue tomada por el grupo del diputado federal Guillermo Anaya. En lo que al PRI se refiere, los candidatos están aprovechando estos días para visitar sus distritos y darse a conocer entre la gente que maneja los hilos del partido. Pero además, lo hacen para tratar de ganarle terreno a sus rivales políticos, los de Acción  Nacional, quienes también están aprovechando estos días para aparecer ante su militancia. Se sabe que los del PRI, fieles a su institucionalidad, están recibiendo a sus ya casi candidatos en los diferentes distritos. Se dice que en el distrito IX puede haber una sorpresa, ya que en el mismo habrá de contender el ex regidor panista Rodolfo Walss Aurioles, pero no como abanderado del PAN, sino como candidato de Movimiento Ciudadano. Se sabe que a Walss nunca lo ha tomado en cuenta Guillermo Anaya, por lo que pese a que el ex edil ha buscado por todos los medios la candidatura a una diputación local o federal, siempre ha encontrado las puertas cerradas, y ahora busca su oportunidad con el partido Movimiento Ciudadano. En donde el ambiente sí que esta candente, es en la búsqueda de la dirigencia estatal del blanquiazul entre el exalcalde de Torreón, José Angel Pérez Hernández y Bernardo González, ya que obviamente ambos representan a los dos grupos políticos más fuertes del panismo en Coahuila. Pérez Hernández, sabe que tiene muchas posibilidades de lograr el triunfo, ya que trae el apoyo de la militancia en La Laguna, así como en gran parte del norte del estado. Pero además, trae un hándicap a su favor, el de contar en sus filas con Jorge Zermeño Infante, quien lo está apoyando fuertemente. Se sabe que Zermeño tiene deudas pendientes con el grupo de Anaya y el actual senador panista, Luis Fernando Salazar, dado a que ambos le jugaron rudo en la pasada contienda electoral, por lo que todo indica que le llegó el momento para cobrarlas.


walter.juarez@milenio.com