Vida Cotidiana

Lo está logrando

Andrés Manuel López Obrador, “El Peje”, es un viejo lobo de mar en eso de la política, sabe lo que está haciendo, lo que quiere y al final, lo que busca. Su meta final es llegar a ser nuevamente el candidato de las izquierdas a la Presidencia de la República, pero ahora con un partido propio, en el cual él mismo puso las reglas del juego.

En estos días de campañas, López Obrador ha logrado su objetivo, dividir a los partidos de izquierda, pegarle principalmente a “los Chuchos” que dirigen al Partido de la Revolución Democrática y de pasada a los partidos pequeños de esa misma corriente.

El divisionismo que ha creado López Obrador en todos los organismos políticos de izquierda, le ha redituado buenos dividendos, ya que ha logrado llevar mucha agua a su molino, al ver que día a día aumenta el número de militantes para el Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Pero lo mejor de todo es que muchos de esos nuevos miembros de Morena, son gente que ha decidido abandonar las filas del perredismo, al sentir que ese partido político ha perdido su esencia, en el cual ya no pueden avanzar.

Quizá, el mismo López Obrador sabe que Morena todavía no cuenta con una estructura a nivel nacional fortalecida, que le pueda garantizar ser una fuerza política y que el día 7 de junio, fecha en que habrá elecciones, pueda lograr triunfos contundentes.

Pero “El Peje” de algo está seguro, de estar colocando los cimientos para su lanzamiento en pos de la silla presidencial.Sabe que este es el único momento para “lucirse”, para hacer ver mal a los demás.

Un político perredista me comentó que en la actualidad, ningún partido de izquierda tiene opciones de triunfos, ya que el divisionismo creado por “El Peje”, los afecta y eso el PRI y el PAN lo saben.

Los priistas parece que navegan en aguas seguras, mientras que los panistas, saben que es su oportunidad de volver a ser la segunda fuerza política en el país, saben que López Obrador y “los Chuchos”, en estos momentos no son rivales y por ello buscarán ganar la mayor cantidad de curules posibles.

No cabe duda que Andrés Manuel López Obrador sabe lo que quiere, es muy astuto, los sufragios a celebrarse el 7 de junio poco le preocupan y lo único que le interesa, es desarticular al PRD y que su gente se vaya a Morena.

Más claro, ni el agua. 


walter.juarez@milenio.com