Vida Cotidiana

Que fueron infiltrados

Desde hace ya muchos años, muchos maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, la CNTE, se han caracterizado por realizar paros, por dejar de ir a dar clases, abandonar las aulas y perjudicar a los alumnos. Ahora es en Chiapas en donde los profes ya tienen tres semanas en paro, por lo que han realizado manifestaciones, han bloqueado vías de acceso, además de enfrentarse con elementos de la Policía Federal.

No cabe duda que los mentores son de armas tomar y solamente basta recordar a los del estado de Guerrero, a los de Oaxaca, quienes de la noche a la mañana aparecen en la Ciudad de México, realizando todo tipo de manifestaciones, desquiciando el caos vial.

Muchos de estos maestros durante sus marchas, se convierten en vándalos, se dedican a destruir lo que se encuentran a su paso, a quebrar vidrios de los negocios, en algunos casos a atracarlos, además pintarrajean paredes y dañan monumentos históricos y lo malo es que en manos de esos vándalos está la educación de los hijos.

Claro que hay muchos otros que tienen la vocación del magisterio, de enseñar y son por ellos que hay alumnos que salen bien preparados. Pero esto a los de la Coordinadora parece no importarles, ya que lo que quieren es seguir cobrando sin trabajar, pasándosela en los paros, en manifestaciones y sacar su otro yo en los enfrentamientos con los policías.

Lo último que hicieron estos maestros fue el detener a quienes si gustan de enseñar, a algunos mentores a quienes acusaron de ser delatores, cuando solamente cumplían con su trabajo.

Estos de la Coordinadora exhibieron ante los medios de comunicación, a un grupo profesores y a dos maestras las “tuzaron”, les cortaron el pelo, además los hicieron caminar descalzos ante la risa de muchos.

Eso no se vale y el mismo Secretario General Suplente de la Sección 7 del CNTE en Chiapas, indicó que esta era una advertencia para los maestros que no estén en contra de la Reforma Educativa. Pero horas después, el Secretario General Manuel Mendoza, dijo que las acciones de rapar a las “compañeras” las hicieron agentes del Estado infiltrados.

Esta declaración nadie se la cree, ya que todo mundo sabe cómo se las gastan y ojalá que las autoridades federales, realmente actuaran, ya que lo que está en riesgo es la integridad de los maestros que si quieren dar clases y la educación de los niños. 


walter.juarez@milenio.com