Vida Cotidiana

Los hospitales

Los hospitales generales son quizá el último recurso para muchas familias, de clase baja como media, ya que en esos sitios atienden excelentes médicos, cuentan con personal capacitado que logra sacar adelante a la institución.

Pero no todo es color de rosa para el personal que labora en estos hospitales, ya que desde hace muchos años, se sabe que los doctores sufren para realizar su trabajo, no cuentan con material para atender a los pacientes, como tampoco hay medicina para recetar, por lo que no tienen más remedio de pedirle a los familiares, que acudan a surtirse aunque sea en farmacias similares, para sacar adelante al enfermo.

En esas clínicas del sector salud, realizan operaciones y en muchas ocasiones, también le piden a los familiares de las personas que se someten a las intervenciones quirúrgicas, diversos insumos, que van desde gasas, vendas, alcohol y demás. Sabemos que hay doctores en los hospitales generales, que son unas eminencias, que también laboran en los sitios de gran renombre.

En estos momentos ya se rompió el hilo por lo más delgado, por lo que médicos, personal de enfermería y trabajadores de todos los departamentos, pusieron el grito en el cielo, ya que están cansados que los usuarios o pacientes, los culpen a ellos de la falta de medicamentos, de insumos, cuando hacen todo lo necesario por brindar un mejor servicio.

Son las familias de escasos recursos las más afectadas, ya que ante la falta de dinero, no pueden comprar los medicamentos, mucho menos los insumos y en su desesperación, exigen a gritos un buen servicio.

El gobierno estatal tiene que tomar cartas en el asunto, ya que los hospitales generales de Francisco I. Madero, Matamoros y San Pedro, trabajan con las uñas y a la Secretaría de Salud parece que no le preocupa esta situación, ya que no ha hecho nada por remediarla. Tuvieron que ser los médicos, las enfermeras y enfermeros, así como los trabajadores, quienes alzaron la voz, ya que son ellos los que reciben los insultos y quienes ven las necesidades de los pacientes. Ojalá que el gobernador Rubén Moreira tome cartas en el asunto. 


walter.juarez@milenio.com