Vida Cotidiana

Poco han hecho

El año 2014 ya está por fenecer. Algunos dirán que este año se fue muy rápido, mientras que para otros ha sido demasiado largo, se les ha hecho eterno, debido a los problemas a los que se han tenido que enfrentar. Pero a las autoridades de los municipios de la Comarca  Lagunera de Coahuila, parece que este año ha sido muy corto, ya que realmente es poco o casi nada lo que han avanzado para realizar mejoras, para llevar a cabo obras, para cumplir con los compromisos que pactaron durante sus campañas. Los alcaldes están por presentar los informes de su primer año de gestión, por lo cual lo más seguro es que habrán de hablar en los mismos lo que han hecho, más no de lo que han dejado de hacer. En Torreón, el presidente Municipal Miguel Riquelme habrá de mencionar constantemente que en materia de seguridad se avanzó, que los delitos de alto impacto disminuyeron considerablemente, pero difícilmente mencionará que no han podido combatir los delitos del fuero común, esos que le pegan al patrimonio de los torreonenses con los asaltos a casas-habitación o robo de vehículos. Tampoco mencionará que los asaltos a comercios o personas continúan a la alza, como tampoco dirá que son muchas colonias las que han cerrado vialidades para evitar que los delincuentes los sigan visitando con tanta frecuencia. Riquelme Solís mencionará la colocación de las lámparas led, esas que lucen mucho pero que poco iluminan. En San Pedro de las Colonias, para Juan González ha sido un año que ha pasado sin pena ni gloria. El alcalde sampetrino inició con ímpetu su gestión, empezó a recortar personal y cuando se topó con la gente sindicalizada, tuvo que hacer un alto en el camino y dedicarse a juntar dinero para pagar la deuda que el municipio tiene con la Comisión Federal de Electricidad. En Francisco I. Madero, David Flores Lavenant ha buscado por todos los medios realizar obras, llevar programas a las comunidades, pero el problema del agua, el de los comerciantes, tanto ambulantes como establecidos y los parquímetros, no lo dejan dormir. En Matamoros, Raúl Onofre es el que se la lleva más tranquilo, sin hacer muchos aspavientos ha dejado que el tiempo transcurra, se ha preocupado más por las visitas del gobernador para inaugurar obras con poca relevancia, que por el problema del agua que viven en varias comunidades. 


Walter.juarez@milenio.com