Vida Cotidiana

Otro gobernador

Rubén Moreira Valdez presentó su Quinto Informe de Gobierno y sabe que dentro de un año, cuando presente el Sexto, ya habrá un mandatario estatal electo. Es la recta final de su sexenio, está buscando cerrar con broche de oro y durante el mensaje que envió, destacó los avances en materia de seguridad, ya que cuando tomó el control del estado, la delincuencia estaba en su punto más alto y la ciudad de Torreón, prácticamente era un sitio de guerra.

Reconoció Moreira Valdez en su Quinto Informe que existía una situación grave de violencia, pero destacó que a cinco años de gestión, los tiempos son distintos, ahora los coahuilenses han vuelto a las calles. Pero no han sido fácil estos cinco años de gobierno, Rubén Moreira ha tenido que sufrir con la deuda heredada, ha tenido que lidiar con ataques políticos, además, sabe que en Coahuila falta mucho por hacer.

En estos momentos, el ejecutivo estatal también sabe que es su último año, es un año electoral y que lo bueno o malo que haya hecho en su gestión, será clave para que su partido pueda mantener el poder en el estado. Algo que también sabe el gobernador, es que en el estado vecino, en Durango, se presentaron elecciones este año y se logró la alternancia, al ganar el PAN la gubernatura, luego de que los duranguenses salieran a votar en contra del partido en el poder.

En Coahuila se pudiera presentar un caso igual y todo dependerá de la forma en que cierre, además, Rubén Moreira está consciente de que tienen que mandar a su mejor carta. No será nada fácil para el tricolor y Moreira Valdez lo sabe, por lo que tiene ya mucho tiempo, apuntalando a Miguel Riquelme para que sea su candidato y el apoyo hacia Torreón se ha visto, sus constantes visitas al municipio y la creación de fuentes de empleo lo avalan.

Pero enfrente tiene al partido blanquiazul, con tres aspirantes muy fuertes como lo son Guillermo Anaya, Luis Fernando Salazar e Isidro López, alcalde de Saltillo. No cabe duda que el gobernador entra en su último año, en el cual empezará a perder vigencia con el tema de las elecciones en puerta, pero además, el que gane y sea gobernador electo, se llevará los reflectores. 


walter.juarez@milenio.com