Vida Cotidiana

La gente se cansa

Por un lado el gobernador Rubén Moreira y Miguel Riquelme, gobernador electo, llevaron a cabo una ceremonia de transición, de la cual dieron cuenta medios locales y nacionales, cuando todavía falta la resolución final que de el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.


Por el otro lado, Guillermo Anaya, un día sí y otro también, se dedica a dar declaraciones en torno a su derrota, a la anulación de las elecciones y es la misma cantaleta de siempre. Ni el gobernador electo Miguel Riquelme, ni el panista Memo Anaya, salen de lo mismo, están convirtiendo el resultado de la elección en un tema mediático, en un tema que ya ha empezado a cansar a los coahuilenses. También de repente salen a escena Javier Guerrero, aquel que contendiera como independiente y Armando Guadiana, de Morena, para decir a los ciudadanos que siguen en pie de lucha, que estarán con Anaya Llamas hasta el final. Ambos están al acecho, esperan que el proceso electoral se anule y queden fuera tanto el priísta como el panista, para entre ambos buscar en unas nuevas elecciones, la silla estatal. No cabe duda que a esta historia todavía le falta mucho camino, por lo tanto los golpes habrán de continuar, como el que le dieran los del tricolor a Guillermo Anaya, a quien denunciaron por utilizar dinero del gobierno de Tamaulipas en su campaña. No cabe duda que el prestigio de los que fueran candidatos y del gobernador electo, está por los suelos, la gente observa con tristeza como estos políticos se desgarran las vestiduras, todo por  el tan ansiado hueso de ser gobernador de Coahuila. Ya nadie cree en estos políticos y es que muchos se preguntan, de dónde sale tanto dinero para seguir en campaña, para que Memo Anaya ande de un lado a otro, lo mismo en Torreón que en Saltillo, en México y hasta en Cancún, mientras que Riquelme Solís viaja a la capital del estado o se le puede ver constantemente en la sede del PRI nacional. No cabe duda que con todo ese dinero, bien podrían apoyar a las clases más necesitadas, en lugar de andar derrochándolo en acciones que solamente a ellos les interesan. La gente ya está cansada y no hay quien pare a estos políticos.


walter.juarez@milenio.com