Vida Cotidiana

Todos a gastar

Después de los gastos realizados durante la cena de Navidad, la de Año Nuevo, así como con la compra de juguetes, de la rosca de reyes y los tamales el día 2 de febrero, llega otro gasto más que es casi obligatorio realizar, el del Día del Amor y la Amistad.En esta fecha las tiendas departamentales, los centros comerciales y los comerciantes en general, esperan tener gran afluencia de compradores. En todos los municipios de la región lagunera los comercios y restaurantes confían en que las ventas empiecen a repuntar desde este viernes.En Torreón, se pueden observar muchos negocios que colocan su publicidad alusiva al Día del Amor y la Amistad. En estos momentos, ya hay muchos restaurantes que cuentan con sistema de reservación y como el día de los enamorados cae en sábado, los que acostumbran a festejar no solamente lo harán con una comida.Las tiendas departamentales y los centros comerciales han visto como muchas personas empiezan a desfilar por sus pasillos, algunos comparando precios de los perfumes, otros más de equipos de cómputo, así como los sitios en donde se encuentran las prendas de vestir.Pero quizá el sitio más visitado en estos momentos, es en donde se encuentran los aparatos de telefonía celular, en donde desde jóvenes hasta personas adultas, realizan compras de teléfonos de marca, buscan el que esté más equipado.Es un día especial y en ocasiones pese a no contar con dinero en efectivo, pese a deber en las tarjetas lo que se gastó en el pasado Buen Fin, en Navidad y en Año Nuevo, otro gastito más no caería nada mal y lo mejor de todo, es que es muchas de las ofertas, los comerciantes las ofrecen a pagar hasta en 18 meses.El 14 de febrero es fecha para regalar, de disfrutar con la esposa o esposo, novia o novio, con los amigos. Este día se presta no solamente para dar un presente, todo indica que habrá celebraciones en grande, algunos se irán a los antros y otros tantos saben que una buena carne asada acompañada de bebidas espirituosas, los harán pasar momentos inolvidables.Lo que más se pide en estos momentos es que la inseguridad que ha dejado sentirse en la ciudad, no se refleje el sábado y que los comercios puedan tener buenas ventas, los restaurantes luzcan a reventar y los enamorados la pasen bien, sin ningún contratiempo. 


walter.juarez@milenio.com