Vida Cotidiana

Se lo ganaron

Después de conocer la decisión que tomara el Congreso del Estado, al aprobar en sesión extraordinaria una iniciativa para reformar el artículo 40 de la Ley de Protección y trato digno a los animales en Coahuila, con la finalidad de prohibir el uso de animales en los circos, se me viene a la mente que los dueños de estos espectáculos se han ganado esta prohibición. Como no recordar de niños cuando acudíamos al circo para ver esos enormes elefantes que a duras penas se acostaban y para levantarse era toda una odisea, pero el número que hacían era aplaudido. También cómo no recordar a los leones o tigres de bengala, los cuales tenían que pasar por el centro de aros con fuego. Recordamos los camellos, caballos, changos y demás.En aquellos momentos todo era parte de un espectáculo rodeado de payasos, malabaristas, sin pensar la forma en que se trataba a los animales, muchos de los cuales hacían sus números circenses a base de golpes, de castigos y ahora, los dueños de los circos, quienes obviamente apoyaron esas costumbres, están pagando las consecuencias. Fue el diputado local Refugio Sandoval, del Partido Verde Ecologista quien planteó la iniciativa que al final ya fue aprobada y en la cual se prohíbe la celebración y realización de espectáculos circenses públicos o privados, en los cuales se utilicen animales vivos, sea cual sea su especie, confines de explotación, exposición, exhibición o participación. Pero no solamente eso, tampoco podrán desfilar con animales por las diferentes vialidades de todo el estado con fines circenses. Para muchas familias la decisión tomada por el Congreso del Estado fue muy radical, ya que sienten que un circo sin animales, deja de ser eso, un circo y por ello cuando llegue alguno a la ciudad, difícilmente podrán acudir a presenciar su espectáculo, ya que nunca volverá a ser lo mismo sin los elefantes, sin los caballos y demás especies que presentaban. Claro que también hay un gran número de coahuilenses que apoyaron la decisión, ya que saben que muchos de esos animales eran explotados, golpeados, mal alimentados, algo que era inaceptable, ya que son seres vivos, que sienten y sufren. Esto que sucedió en Coahuila con la prohibición de los animales, es algo que se está dando en diferentes partes, en donde los circos han cambiado. Ahora la pregunta es ¿y las corridas de toros cuándo? .


walter.juarez@milenio.com