Vida Cotidiana

Lo que faltaba

Si no es la caída del peso frente al dólar, la baja en el precio del petróleo, los problemas políticos que se viven en el país, el chicongunya, el zika o el dengue, algo más tiene que pasar en nuestro México lindo y querido, luego que apareciera nuevamente el virus de la influenza en sus tres versiones, el de todos conocidos como lo es el AH1N1, el que acaba de llegar, el nuevo, AH3N2 y el llamado influenza B.

De todo pasa en el territorio nacional, en donde todos los que invirtieron en dólares están sufriendo, mientras que la caída del precio del petróleo está afectando la economía nacional, por lo que con el recorte anunciado por la Secretaría de Hacienda, habrá menos obras en el país.

Pero lo que realmente preocupa en materia de salud a los mexicanos, es la presencia del mosquito portador del virus del zika, el cual en otros países ha cobrado víctimas mortales.

Este virus se está propagando rápidamente en el territorio nacional, principalmente en los estados del sur, por lo que tanto en Coahuila como en Durango, se están realizando recomendaciones para evitar que si llega a ambas entidades, se pueda propagar. Otra enfermedad que preocupa a las autoridades del sector salud a nivel federal, estatal y municipal, es el rebrote del virus de la influenza, el cual empezó muy fuerte en el centro del país y a la Ciudad de México le está pegando fuerte, en donde ya se habla de más de 100 personas infectadas.

En Coahuila, las autoridades informaron que solamente se han reportado dos casos de influenza, mientras que en Durango van ocho, por lo que se hace importante tomar medidas para evitar que esta enfermedad se propague.

Hace varios años, cuando se empezó a hablar de la influenza y el peligro que traía para la salud, de inmediato se tomaron medidas drásticas, muchos empezaron a usar tapabocas, el gel antibacterial no faltaba en oficinas, centros comerciales y hasta de bolsillo, además se acudía a las clínicas del IMSS, Issste y del sector salud para vacunarse.

Pero pasó el tiempo, la temporada de frío llegó y no todos los laguneros acudieron a que les aplicaran la vacuna contra la influenza, por lo que ahora que vuelve este virus, se corre el peligro de sufrirlo y pagar las consecuencias.

En fin, pareciera que estos problemas no nos interesan, que lo único que deseamos es que la vida continúe, ya que pensamos que nunca habrán de alcanzarnos ni el zika ni la influenza,  mucho menos afectarnos el alza en el precio del dólar y la caída del petróleo. Lo malo es que los niños y los adultos mayores, son más propensos a sufrir estos virus y parece que nadie hace nada por evitarlos. 


walter.juarez@milenio.com